Isabel Preysler
Isabel Preysler revela qué es lo que más valora de su pareja, Mario Vargas Llosa. | Fuente: EFE

Isabel Preysler se ha sincerado hablando con total naturalidad sobre sus cinco hijos, sus nietos y la felicidad del amor en la madurez, que encontró al lado del escritor Mario Vargas Llosa.

Su relación comenzó hace cinco años dándola a conocer al público a través de una portada de la revista "¡Hola!" en junio de 2015. La socialité hispano-filipina reveló que lo que más valora del Nobel de Literatura peruano es la inteligencia.

"Te cansas de todo menos de la inteligencia. Es maravilloso tener un compañero, una pareja, que sea inteligente, que ofrezca siempre conversación, al que puedes pedirle una opinión que sabes que va a ser acertada", señaló a la revista Elle, desde su mansión de Puerta de Hierro, a propósito de su romance con Mario Vargas Llosa.

Por otro lado, Isabel Preysler contó a la publicación que es "una lectora incansable, buena amiga de sus amigas y maniática confesa". Cinéfila y amante de "las cosas sencillas".

Para Isabel Preysler es muy importante notarse guapa y segura.
Para Isabel Preysler es muy importante notarse guapa y segura. | Fuente: EUROPA PRESS

DISFRUTAR DE LOS NIETOS 

Más allá de su relación con Vargas Llosa, la socialité habló con alegría de sus cinco hijos y se confesó feliz en su papel de abuela: "La verdad es que a mis nietos los estoy disfrutando mucho más que a mis hijos, sin comparación. También creo que, hoy en día, la experiencia de la maternidad resulta muy diferente de como era en mi época".

Sin dejar nada en el tintero, Isabel Preysler también se mostró muy orgullosa de sus hijos Chabeli, Julio José, Enrique, Tamara y Ana: "Tengo la gran suerte de que mis cinco hijos sean muy buenas personas y hayan organizado sus vidas para ser felices, y eso me hace sentir orgullosa como madre".

La socialité develó una faceta desconocida en ella, confesó que "es muy importante notarse guapa y segura. Para mí, esa es la clave. Sin embargo, mi estado ideal es en casa o en el jardín con una coleta y la cara lavada. O en mi cuarto de estar, leyendo, viendo una película o una serie".

Por último, Preysler reveló su mejor sueño: "es que mi familia esté bien. Meterme en la cama y pensar: 'Todo va bien, que siga igual'. No pido más". (Europa Press)