Vestido de negro y con una kufiyya tradicional palestina, el mítico músico Roger Waters se presentó en el Local del Club Unión Árabe Palestino, ubicado en Monterrico, distrito de Surco. El cantante de Pink Floyd no vino a Lima solo a presentar su concierto con el histórico cerdo volador el 17 de noviembre, sino a hablar de la desocupación del territorio palestino en medio oriente por el Gobierno ultraconservador de Israel.

“¿Crees en la democracia? Esto es democracia. Las naciones del mundo no quieren la ocupación del territorio palestino”, dijo de manera enfática el cantante del memorable álbum “The Wall”, quien, en vez de parecer una estrella de rock, simulaba ser un intelectual bastante documentado sobre la historia mundial. El compositor británico no estuvo solo durante la charla. Comentó sus ideales junto al analista internacional Farid Kahhat.

Desde 1967, afirma Waters, la mayoría de los estados de Naciones Unidas quieren la liberación del territorio palestino.

“Hace poco se repitió una votación que viene sucediendo periódicamente en Naciones Unidas. 151 naciones condenan la ocupación israelí, pero solo dos no la condenan. ¿Saben quiénes son esas dos? Pues Israel y su fiel seguidor Estados Unidos”, declaró, quien pertenece a la campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS).

Este movimiento nació en el 2005 desde la sociedad civil palestina y convocó a la comunidad internacional para exigir de manera pacífica tres objetivos: el fin de la ocupación de las tierras árabes de Jerusalén Este, Cisjordania, la Franja de Gaza y Altos del Golán sirios desde 1967; el otorgamiento de cierta parte de Israel para los ciudadanos árabe-palestinos y el respeto de los derechos humanos de los refugiados palestinos.

La campaña internacional tiene como inspiración la presión mundial que se dio contra el apartheid sudafricano mediante medidas no violentas. De esta forma se presiona al Estado mediante recortes comerciales como el retiro de inversiones internacionales y el rechazo a comprar productos israelíes; también de índole cultural, como la negación de artistas para presentarse en Israel; o incluso deportivo, como cuando la selección argentina se negó a jugar en Israel.

Roger Waters dijo que “luchamos por la paz. Sin importar la etnicidad. Mientras que Benjamín Netanyahu (primer ministro de Israel) y Donald Trump (presidente de Estados Unidos) creen en lo mismo: el poder es el derecho”.


El cantante habla con fundamento cuando expone sus ideas sobre el rechazo a la guerra y su crítica a los gobiernos ultraconservadores del mundo. Su abuelo falleció durante la Primera Guerra Mundial, su padre durante la Segunda Guerra Mundial, así que Waters ahora da su vida en contra del colonialismo.

“¿Por qué la gente vota por los fascistas? Por la acumulación de la riqueza. La propaganda es fuerte. Dice que nosotros (Israel) somos David y ustedes (los palestinos) son Goliat. Todos los movimientos de conquista colonial están relacionados con la conquista de la tierra, ninguno piensa en la vida de las personas que viven en el territorio que están ocupando”, sostuvo.

Roger Waters preocupado por Latinoamérica

Sé que la corrupción es un gran problema en el Perú. Así me lo dijeron mis amigos”, precisó Waters. Además, en una declaración pasada, afirmó que iba a gritar “Fujimori Nunca Más”, en su concierto en la capital peruana.

Además del Perú, no dudó en mencionar el realce de movimientos ultraconservadores en América Latina como el del reciente presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, país donde tuvo un altercado en su último concierto. Waters recordó que Bolsonaro ya anunció que trasladará la embajada de Brasil a Jerusalén."Bolsonaro privatizará todo y destruirá la Amazonía como Trump también lo está haciendo en Estados Unidos", dijo.

Dentro de las preguntas finales del público que asistió a su charla activista, hubo una en que le consultaron a Roger Waters ¿qué clase de herramientas nos puede dar el arte, y en sí, la música, para defendernos, en un contexto de violencia cada vez mayor contra los inmigrantes, las mujeres, la comunidad LGTBI, entre otros grupos humanos?

Waters, de forma irónica, respondió que “no sé nada de música o de arte. Pero sé de enamorarme. Lo que te trae alegría es enamorarse. Debes abrazar el amor. Eso es lo único que debes hacer”.

Y continuó.

“Cuando uno ama se da cuenta que un sentimiento que jamás sintió en su corazón. Debemos amarnos. Debes permitir sentir empatía. Y luego debes preguntarte. ¿Cómo voy a pasar el resto de mi vida? ¿Llorando o luchando?”, sentenció.

¿Qué opinas?