Desde el lunes 27 de julio usuarios que no cuenten con protector facial no podrán usar el transporte público.
Desde el lunes 27 de julio usuarios que no cuenten con protector facial no podrán usar el transporte público. | Fuente: Andina

El uso del protector facial, además de la mascarilla, es ahora obligatorio para ciudadanos que usen el transporte público. Sin embargo, el Ministerio de Salud (Minsa) recomienda en espacios donde haya varias personas. 

Desde el lunes 27 de julio los usuarios que no cuenten con protector facial no podrán utilizar el transporte público. Los conductores que permitan a los pasajeros subir sin el implemento serán multados con S/ 430 y la retención de su licencia de conducir.

El protector o escudo facial es una barrera adicional que previene las salpicaduras de saliva posiblemente infectadas. El uso de esto es aparte al uso de la mascarilla que es obligatoria para cualquier persona y en cualquier lugar.

Puedes leer: Verdadero y falso: ¿Qué debemos saber en esta “nueva normalidad”?

Recomendaciones sobre el protector facial

Existen diversos tipos de escudos faciales, desde protectores de mica delgada hasta la careta de policarbonato más gruesa. Sin embargo, desde el Minsa aseguran que todas constituyen una protección importante.

Estos protectores son reutilizables, pero para esto es necesario un adecuado lavado. Los escudos no deben lavarse con alcohol ya que puede dañar el material y opacarla. La limpieza de estos debe ser con agua y jabón o detergente, luego se debe dejar secar espontáneamente.

Mientras está en uso el protector facial, el usuario no debe tocar la mica. De ser necesario moverlo, se debe hacer por las asas de los costados. Una vez en casa, se puede retirar el protector e inmediatamente se debe lavar las manos.   

Limpieza y recomendaciones sobre mascarillas

Para quienes deben usar el escudo facial, la mascarilla debe ir debajo de este. Existen diversos tipos de mascarillas, entre ellos las reutilizables y las desechables. Las mascarillas reutilizables pueden lavarse cierta cantidad de veces – según sus indicaciones – sin perder sus propiedades de protección.

El lavado de las mascarillas debe ser con agua y detergente, no debe ser con alcohol. El alcohol puede hacer que el material de la mascarilla se dañe. Además, el secado tiene que ser al aire libre.

Puedes leer: Estudio sobre uso de mascarillas revela cuáles tienen más eficiencia 

Por otro lado, las mascarillas desechables no tienen las propiedades para que se puedan lavar. Estas mascarillas se deben botar en un contenedor cerrado después de su uso. Las mascarillas no deben quedarse tiradas en la calle ni en espacios abiertos porque pueden estar contaminadas con el virus. 

Además, las mascarillas que no se desechan de manera adecuada y se quedan en la calle terminan, muchas veces, en el mar o en los ríos. Así, contaminan también el medio ambiente.