La Libertad: El drama del oxígeno se traslada hasta la misma plaza de Armas de Trujillo

La escasez de oxígeno medicinal agrava la situación de los pacientes contagiados con la COVID-19. Hasta dos días deben esperar los familiares para recargar un balón en las dos plantas que funcionan sin parar. Aquí, una crónica de cómo se presenta una situación inédita en el propio centro histórico de la ciudad norteña.

Familiares esperan recarga de oxígeno en plaza de armas de Trujillo.
Familiares de pacientes contagiados con la COVID-19 esperan la recarga de sus balones de oxígeno en la plaza de armas de Trujillo. | Fuente: Grupo RPP | Fotógrafo: Maritza Sáenz

Illich Collazos lleva doce noches durmiendo sobre los jardines de la plaza de Armas de Trujillo, en la región La Libertad. Su tarea es vigilar la recarga gratuita de un balón de oxígeno en cualquiera de las dos plantas instaladas en el corazón de esta ciudad y rellenar un balón puede tardarle hasta dos días. Es una misión de vida o muerte, pues un familiar suyo, afectado con la COVID-19, requiere este producto para superar esta mortal enfermedad.

Hasta el mismo lugar ha llegado también una paciente, que bordea los 40 años y que prefiere reservar su nombre, conectada a su propio balón de oxígeno. Los médicos le recomendaron que se hospitalice, pero recorrió en un taxi azul de la familia varios hospitales y no hay camas. Con una saturación de máximo 85% y al notar que se le acababa el oxígeno, optaron por llevarla a la plaza principal. Vive en el distrito de Víctor Larco, a tres minutos de Trujillo, y tras insistir con el personal de la planta, sus familiares lograron abastecer un balón.

Otro caso es el de Janina Carranza, quien se contagió hace 15 días y, aunque se está recuperando, necesita oxígeno, por lo menos, dos días más. No tiene dinero para recargar un balón, por eso llegó hasta allí. Sin embargo, recibió la mala noticia de que se prioriza a pacientes que saturen menos de 90% y teme que no la atiendan, pues ella está en 93%. Ha presentado una solicitud con una receta médica para ser atendida. 

Una experiencia distinta vive otro familiar de un paciente que es atendida en su vivienda y que prefiere no decir su nombre. “Demoran mucho para que carguen un balón. El oxígeno es para mi suegra, ya está recuperándose un poquito y tenemos que comprar también en otro sitio, donde, por cada abastecimiento, nos cuesta 975 soles. En total, ya he gastado más de 15 mil soles”, confesó con preocupación otro familiar que se apura en preguntar cuánto más va a esperar.

 

Once plantas en la ciudad

Cada una de las casi cien personas que se acomodan como pueden en las bancas, bajo los árboles y las carpas que ha colocado la Municipalidad de Trujillo en la plaza de Armas, tienen historias similares cargadas de tristeza y sacrificio, más aún cuando proceden de diferentes provincias liberteñas, con alto registro de casos de contagio, como Ascope (6,105 infectados acumulados) o Virú (4,004), ambas a casi dos horas de Trujillo, una hacia al norte, y otra, al sur, respectivamente.

Debido a la alta demanda de oxígeno medicinal en La Libertadlas dos plantas ubicadas en la plaza no se abastecen para una recarga inmediata y la fila en espera ha llegado algunos días hasta 250 balones, pese a que entre ambas -funcionando las 24 horas del día- pueden llenar hasta 300. En ellas, la Municipalidad ha invertido casi un millón de soles para su adquisición.

Ahora la Municipalidad está en plena gestión para reubicar las plantas en un espacio donde funcionaba el ex terminal Santa Cruz, en el barrio Chicago, a cinco minutos del Centro Histórico de Trujillo, con el fin de evitar la aglomeración y la propagación del nuevo coronavirus. Esto ha generado controversia entre los familiares de los pacientes, pues la plaza de Armas es un lugar -según dicen- "más accesible".

Trujillo, según el gobierno regional, cuenta con once plantas de oxígeno: siete funcionan en los hospitales Belén (2), Regional, el distrito de Laredo, Jerusalén (2) y Ramón Castilla, y las otras cuatro en la Universidad Católica de Trujillo, en el Centro de Atención de Salaverry y en la plaza de Armas de Trujillo (2). 


 

Algunos familiares esperan día y noche para llevar sus balones llenos de oxígenos para los pacientes afectados con la COVID-19.
Algunos familiares esperan día y noche para llevar sus balones llenos de oxígenos para los pacientes afectados con la COVID-19. | Fuente: Grupo RPP | Fotógrafo: Maritza Sáenz

Letalidad alta

Los indicadores de la pandemia de la COVID-19 se agravan en esta parte del país. La jefa de Epidemiología de la Gerencia Regional de Salud de La Libertad, Ana María Burga, ha revelado que el promedio de fallecidos por día es de 30 personas y los casos de contagio han aumentado debido a la presencia de la variante brasileña. En tanto, la gerenta regional de Salud, Kerstyn Morote, ha anunciado que La Libertad recién se encuentra en el inicio de la fase más complicada de la segunda ola.

"En el tema de la letalidad hemos aumentado dos puntos, ahora estamos en 8.2. Esto es preocupante porque recién estamos iniciando el pico de la segunda ola. Ahora es prioritario tener los servicios de tercer nivel, donde se produce la mayor mortalidad, con capacidad instaladas", reveló Morote.

Hasta ahora, La Libertad registra 6 mil 30 fallecidos y 95 mil 110 casos de contagio desde que comenzó la pandemia, en marzo del año pasado. Si estas cifras siguen en crecimiento, muchos otros familiares, al igual que Illich Collazos, no tendrán otra alternativa que dormir también en la plaza de Armas, aguardando la recarga de sus balones de oxígeno.

Las dos plantas de oxígeno recargan unos 300 balones por día en la plaza de armas de Trujillo. | Fuente: Grupo RPP | Fotógrafo: Maritza Sáenz