El alcalde de Moche, Arturo Fernández, indicó que recibirá el número de vacunas que envíe el gobierno ruso. | Fuente: Cortesía

El alcalde del distrito trujillano de Moche, César Arturo Fernández Bazán, anunció la próxima adquisición de la vacuna rusa contra la COVID-19 que sería administrada a la población vulnerable como niños y ancianos. De esta manera, se suma a las autoridades municipales y gobernantes regionales que han puesto sus esperanzas en esta dosis.

La autoridad distrital señaló que envió una carta a la embajada del gobierno de Rusia para solicitar un lote de vacunas. En principio espera un donativo, pero también proyecta pagar por ellas con el fin de distribuirla a toda su población.

“Estudié en República Checa 14 años, conozco cómo es la educación rusa. Los científicos rusos son unos de los primeros. Hemos enviado una carta para que nos done vacunas a Moche y también que nos diga el precio porque para mí es importante comprar vacunas pensando en los niños cuando sean adultos y en el adulto mayor”, sostuvo.

Respecto a la cantidad de dosis que solicitó, precisó que no pidió una cantidad exacta.

“Siempre hay que ser humildes en esto, no exigir. Si nos da cien, bien, si nos da mil, bienvenido”, dijo.

Criticó al Gobierno Central por las deficiencias en el manejo de la pandemia, por ello cuestionó su capacidad de discernir entre la vacuna más eficaz para contrarrestar el nuevo coronavirus.

El alcalde dijo que espera tener una respuesta positiva del gobierno ruso y señaló que, si el Ministerio de Salud (Minsa) no aprobase la aplicación de la vacuna en Moche, irá hasta la embajada de Rusia para obtener la dosis.

No es la primera vez que el alcalde de Moche, Arturo Fernández, crea polémica por sus comentarios y acciones durante la pandemia. En una transmisión en vivo tomó ivermectina e invitó a consumirla, sin estar permitida aún su distribución.

En otra ocasión, a través de la cuenta de Facebook de la Municipalidad Distrital de Moche, publicó una serie de recomendaciones para evitar el contagio, entre estas, "evitar el contacto con la/él amante" por el riesgo de contagio de la COVID-19.