“Yo no voy a renunciar a la vicepresidencia de la República. Voy a cumplir con el mandato que me dio el pueblo en el 2016”, dijo Aráoz en agosto pasado. | Fuente: Andina

Mercedes Aráoz Fernández, quien el 2016 fuera elegida como segunda vicepresidenta en la plancha electoral de Pedro Pablo Kuczynski, fue nombrada presidenta en funciones la noche del lunes, según el Congreso. Esto, luego de la disolución del Parlamento, decretada en la tarde por el presidente Martín Vizcarra.

Su incursión en la política

El primer acercamiento de Aráoz a la política fue más bien accidentado. El 2010, el Partido Aprista Peruano -bajo el liderazgo del ahora fallecido expresidente Alan García- la había anunciado como su candidata a la presidencia. Sin embargo, ella misma retiró su postulación antes de la fecha de los comicios, en enero de 2016. En esa oportunidad, declaró que se alejaba de la aspiración porque el partido había presentado una lista congresal con personas cuestionadas por presuntos actos de corrupción. 

Cinco años después, el 2016, volvió a tentar cargos políticos: el de legisladora y el de segunda vicepresidenta de la República, del lado de Pedro Pablo Kuczynski y del partido Peruanos por el Kambio. De su lista congresal fue la más respaldada, con un total de 215,233 votos. Y, tras una segunda vuelta entre Kuczynski y Keiko Fujimori, la plancha electoral del primero se hizo del gobierno. 

Función pública y cuestionamientos por el ‘Baguazo’

Antes de su ascenso en la política, Aráoz ejerció cargos públicos casi ininterrumpidamente, desde el 2002 hasta el 2015. Fue asesora del Viceministerio de Comercio Exterior (2002-2004); ministra de Comercio Exterior y Turismo (2006-2009); ministra de la Producción (2009); asesora económica de la Presidencia (2010); y representante en México ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Solo alternó en la actividad privada en 2011, cuando conformara directorio en la empresa Quicorp.

Precisamente, durante su último año como ministra de Comercio Exterior, fue cuestionada por supuesta responsabilidad política en el ‘Baguazo’, un conflicto entre policías y ciudadanos indígenas que, en junio de 2009, dejó 32 muertos y un desaparecido en la región Amazonas. Antes de la masacre, que se desató tras un operativo policial mal ejecutado, la comunidad awajún-wampis había iniciado protestas contra dos decretos legislativos impulsados por el Ejecutivo para la explotación de tierras. 

Desde la fecha de los hechos hasta bien entrado el 2010, varios informes -del Congreso y del Ejecutivo- dejaron conclusiones sobre las responsabilidades en el caso. El legislador Guido Lombardi, quien presidía la comisión parlamentaria, señaló en su informe en minoría que Aráoz era una de las personas políticamente responsables por “el incumplimiento de la obligación constitucional de someter los decretos legislativos que afectaban directamente a los pueblos indígenas”. Para Lombardi, la cartera de Aráoz inaplicó el Convenio 169 (de la Organización Internacional del Trabajo) al que el Perú está adherido desde 1994 y que reconoce el derecho de los pueblos indígenas a la consulta previa. 

El legislador también se refirió a las “declaraciones inoportunas” que Aráoz habría hecho en ese contexto y que habrían contribuido a “la confusión de la opinión pública”. 

Para la campaña presidencial de 2016, Aráoz trató de zanjar la discusión sobre su presunta culpa en el ‘Baguazo’ a través de un video en el que pedía perdón al líder de la comunidad awajún-wampis, Francisco Shajian Sakejat. “Aun cuando me sé inocente, pido perdón porque lo que merecemos los peruanos es reconciliación, paz y la construcción de un país mejor”, le expresó a Shajian.

Testigo en el caso Fuerza Popular

El Equipo Especial Lava Jato citó en noviembre de 2018 a la entonces vicepresidenta Aráoz como testigo en las indagaciones que el grupo fiscal sigue a Fuerza Popular por presunto lavado de aportes de Odebrecht. De acuerdo con el fiscal José Domingo Pérez, y tal como lo reveló la propia Aráoz, esta sostuvo reuniones en septiembre de 2017 con el entonces asesor de Keiko Fujimori, Vicente Silva Checa. No obstante, Aráoz precisó en sus declaraciones ante la Fiscalía que el encuentro con Silva Checa respondía a una intención de consensuar con el partido naranja frente a la reciente crisis del Gabinete de Fernando Zavala.

El 21 de agosto último, el fiscal Pérez pidió al Poder Judicial la revocatoria de la orden de arresto domiciliario de Pedro Pablo Kuczynski. Uno de sus motivos para exigir que Kuczynski vuelva a prisión preventiva fue que Aráoz lo había visitado, quebrando así la prohibición de reunirse con testigos de investigaciones fiscales. Sin embargo, el magistrado del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, Jorge Chávez, no acogió la solicitud de Pérez Gómez. 

Antes de que el juez Chávez resolviera, Aráoz expresó ante la prensa que la solicitud de Pérez era “excesiva” y la tenía “afectada”, pues Kuczynski es “como un padre” para ella.  Días antes, el 15 de agosto, la vicepresidenta había renunciado “irrevocablemente” a la bancada parlamentaria de Peruanos por el Kambio, una decisión que repitieron los también congresistas Carlos Bruce y Ana María Choquehuanca. 

Educación y carrera privada

Entre 1994 y 2011, fue profesora principal e investigadora de la Universidad del Pacífico, de donde ella misma egresó como economista en 1983. En la declaración jurada que presentó para su candidatura del 2016, figuran también otros títulos como el de Máster y Doctora en Economía por la Universidad de Miami.

Además, precisó haber realizado varios diplomados en centros académicos y de capacitación de Estados Unidos (Harvard), de Argentina (Red Latinoamericana de Política Comercial) y de Perú (Cambridge International Consulting). También ha realizado cursos de Coaching ontológico en Chile y México.

¿Qué opinas?