Contra la COVID-19: garantizar el derecho a la salud, proveer recursos y apoyarnos en la gente, por Marco Arana

Tenemos una de las mayores tasas de letalidad del mundo debido al precario sistema de salud pública, debilitado por la política neoliberal de la Constitución del 93.

Redacción

COMPARTE

Como en todos los países del mundo, en el Perú no estuvimos preparados para enfrentar una pandemia como el Covid-19.

Sin embargo, desde el Frente Amplio, constatamos que una de las razones por las que nuestro país ha tenido una de las mayores tasas de letalidad del mundo, es nuestro precario sistema de salud pública, debilitado por la política neoliberal de la Constitución del 93 que desapareció el derecho a la salud y la convirtió en una mercancía más.

Marco Arana es candidato del Frente Amplio.
Marco Arana es candidato del Frente Amplio. | Fuente: Difusión.

También ha actuado en contra de nuestra población, la visible falta de eficiencia en la burocracia estatal que no gasta bien los dineros públicos, a lo que se añade el flagelo de la corrupción que ha seguido robando en los peores momentos de los contagios y muertes.

La ineficiencia estatal y la corrupción, dejaron paralizados varios hospitales nuevos que debieron estar funcionando en diversas regiones del país.

Como dijo el contralor general de la república, en el Perú no solo mata el Covid, también mata el virus de la corrupción. Indigna saber cómo el coronavirus y la corrupción en la policía y el sector salud, han ocurrido con impunidad matando a la población más necesitada.

¿Que debíamos haber hecho desde un gobierno del Frente Amplio?

1. Apoyar a los científicos peruanos que buscan recursos para sus investigaciones en vacunas y fabricación de ventiladores artificiales. Ellos no están recibiendo el apoyo que necesitan. 

2. Organizar y movilizar a estudiantes de los últimos años de las carreras de salud para labores de promoción y prevención. 

3. Movilizar la red de agentes comunitarios de salud, capacitados y con equipos de bioseguridad, para apoyar en las redes de salud de todo el país. 

4. Como lo prevén las normas internacionales, se debe equipar a todos los hospitales del Minsa, Essalud, FF.PP. y FF.AA. con sus propias plantas de producción de oxígeno. 

5. Abastecer y fortalecer la capacidad de oferta de medicamentos de las farmacias de Essalud y del Minsa, para ofertar medicinas al público en general, asegurando disponibilidad de medicinas baratas, evitando la especulación y acaparamiento y poniendo pare al actual monopolio privado de farmacias que ofrecen productos caros.

6. Contratar más personal, especialmente médicos y enfermeras, para los miles de puestos de salud que existen en todo el Perú y que en estos momentos solo cuentan con técnicos sin capacidad resolutiva.

7. Capacitar a más médicos y enfermeras intensivistas con programas de entrenamiento en urgencias, para fortalecer a los equipos de salud que faltan en las UCIs. 

8. Asegurar el acceso al agua segura y la alimentación de los sectores más pobres, con bono universal y control ciudadano de su distribución.

9. Garantizar una atención especial del Minsa y Essalud a los pueblos originarios de la Amazonía, coordinando con sus agentes comunitarios y las organizaciones indígenas, respetando sus costumbres, apoyándolos con telemedicina y medicamentos, con el apoyo del ejército peruano para el transporte de los insumos.

10. Unificar el sistema de salud y declarar la salud un derecho constitucional.

11. En medio de la pandemia, era necesario, además, organizar un programa de medicina preventiva y alimentación saludable, que prepare y proteja a la población contra el Covid-19 y otras enfermedades endémicas en nuestro país.

Desde el Frente Amplio, sostenemos que, para que la segunda ola de contagios no siga matando masivamente a los peruanos más vulnerables, hay que superar las ineficiencias burocráticas, apoyarnos en las iniciativas y el esfuerzo de la gente organizada y garantizar, desde el Estado, los recursos económicos y materiales necesarios.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.