Salud
El nuevo coronavirus ha expuesto las falencias de salud en varios países del mundo. El Perú es uno de ellos. | Fuente: Andina

La pandemia por la COVID-19 ha expuesto las debilidades estructurales en varios sectores, y el sector salud no es ajeno a la evidencia. Con cada nuevo gobierno a la vista, se renuevan las esperanzas de solucionar los problemas estructurales del país y el próximo presidente o presidenta deberá plantear políticas públicas urgente para combatir la pandemia y mejorar el sustema de salud.

¿Qué recibirá el próximo mandatario o mandataria tras las Elecciones 2021? El servicio hospitalario peruano se compone por una serie de establecimientos de salud clasificados en 3 niveles. El primero incluye postas de salud, consultorios médicos, centros médicos y policlínicos. El segundo nivel corresponde a hospitales de atención general y especializada; mientras que el tercero agrupa a hospitales con mayor capacidad de servicio e institutos especializados.

El Perú pretende tener un sistema de salud descentralizado, con una cantidad de establecimientos por cada región que debe atender eficientemente las necesidades de los pacientes conforme a la complejidad de sus casos. Sin embargo, según cifras del Ministerio de Salud (Minsa), Lima concentra la mayor cantidad de establecimientos en sus tres niveles, especialmente los institutos especializados: de los 15 que tenemos en total, 10 se encuentran en la capital.

“El Perú tiene un severo problema de centralización de los servicios de salud y de cuidado primario", sostiene Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias. Lamentablemente todo está centrado en Lima y en algunas grandes capitales de provincias. Si tenemos 24 regiones, cada una debería ser como un miniministerio de salud con niveles terciarios, secundarios y primarios de salud para que la gente tenga acceso en sus vecindarios a sistemas primarios y que si el caso se complica vaya ascendiendo hasta el nivel especializado. Lamentablemente en el Perú no tenemos eso. Al tener un sistema en esas condiciones [deficientes], los ciudadanos de las provincias sufren”, agrega.

Salud
Las clínicas, EsSalud y el Ministerio de Salud son algunos de los subsistemas que conviven en el Perú. Cada uno tiene cabezas distintas. | Fuente: Andina/Minsa

El doctor Huerta agrega que el fortalecimiento del sistema primario desde los gobiernos regionales es de vital importancia para una descentralización efectiva, debido a que las postas y centros médicos actúan como un colchón que amortigua el golpe de la atención masiva.

Es importante señalar que, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), mientras que en la capital por cada médico hay 228 habitantes, en Cajamarca -que concentra la mayor cantidad establecimientos del primer nivel de salud- se cuenta con solamente un médico para más de tres mil personas. Asimismo, Loreto, una de las regiones más afectadas por la COVID-19 durante el 2020, cuenta con un médico por cada mil habitantes.

UN SISTEMA FRAGMENTADO

La unificación de los subsistemas de salud es una de las necesidades que muchos expertos y autoridades plantean para afrontar los problemas del sector. En el país contamos hasta con 5 de ellos: Sistema Integral de Salud (SIS) del Minsa, Seguro Social de Salud (EsSalud) del Ministerio de Trabajo, las sanidades de las fuerzas armadas, la sanidad de la Policía Nacional y los servicios privados.

Para Alfonso Nino, director de la carrera de Salud Pública de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el problema gira en torno a un sistema segmentado, pues es "financiado y ocupado por grupos clasificados de personas", siendo muy notoria "la diferencia en la calidad que ofrece cada uno de los subsistemas".

A esto se suma la fragmentación por la que en cada subsistema de Salud del Estado existen diferentes oficinas con procesos separados, presupuestos independientes y enfoques específicos que "duplican actividades, son ineficientes y resultan costosos".

Solo el SIS y EsSalud -dos de los cinco subsistemas de salud- cubren al 90% de los peruanos.
Solo el SIS y EsSalud -dos de los cinco subsistemas de salud- cubren al 90% de los peruanos. | Fuente: Andina

Por su parte, el ahora ministro de Salud, Óscar Ugarte, consideró que la unificación del sistema de salud debe ser de manera gradual, pero que "necesita empezar inmediatamente". Agrega que "el proceso podría tomar 2 o 3 gobiernos sucesivos, porque en países de América Latina [la unificación] ha tomado entre 15 y 20 años".

Ugarte propuso 3 cambios para lograr la unificación. “El primero es la rectoría bajo la responsabilidad del Minsa, que debe perfeccionarse para formular políticas adecuadas, seguimiento de casos y un sistema de información amplio que integre a los subsistemas. El segundo campo es la administración del financiamiento. Tenemos dos grandes sistemas públicos de aseguramiento: SIS y EsSalud, juntos cubren a más del 90% de la población. Se debe equilibrar el financiamiento per cápita, el del SIS es de 500 soles al año por asegurado y el de EsSalud es de 1000", comenta.

El tercero, continúa Ugarte es "el de la prestación de servicios. EsSalud, las sanidades militares y policiales no tienen límites en cuanto a la atención que un asegurado necesita. En el caso del SIS, existe el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS) que no cubre todas las necesidades de atención, este plan debe ampliarse. Todo esto con el apoyo de las redes integradas de salud que permitirán fortalecer el primer nivel y la prevención”.

La inversión en ciencia se ha quintuplicado en los últimos 10 años, pero sigue estando por debajo del promedio de inversión en la región.
La inversión en ciencia se ha quintuplicado en los últimos 10 años, pero sigue estando por debajo del promedio de inversión en la región. | Fuente: Andina

LA INVERSIÓN NECESARIA EN CIENCIA

Aunque la ciencia es un rubro que cobró vital importancia a partir del golpe de la pandemia al Perú, según el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec), el promedio de inversión pública en investigación, desarrollo e innovación de los últimos dos años es de 1.050 millones de soles.

La presidenta de Concytec, Fabiola León-Velarde, indica que en los últimos 10 años se ha quintuplicado la inversión en ciencia, tecnología e innovación, pero el Perú -con un porcentaje de inversión de 0.12% del producto bruto interno (PBI)- todavía se encuentra en la parte baja de la tabla con relación a América Latina donde se invierte alrededor de 0.3% o 0.4% del PBI.

Pese a que Concytec es la máxima autoridad del desarrollo de investigación e innovación en el país, necesitan apoyo para el fortalecimiento de sus funciones. “Estamos trabajando con la comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso de la República y la Presidencia del Consejo de Ministros una propuesta de fortalecimiento del sistema nacional de ciencia y tecnología para que Concytec ejerza rectoría, debido a que en este sistema la mayoría de actores ejecutores dependen de otros sectores a niveles administrativos, normativos y financieros, como es el caso de los institutos nacionales y el sector salud”, señala León-Velarde.

El próximo presidente del Perú deberá tener la capacidad para encontrar el balance entre el acceso a la salud de todos los peruanos y la inversión necesaria en ciencia para no avanar a ciegas, todo mientras continúa la lucha contra la COVID-19.