Narcos: México. Diego Luna interpreta a Miguel Ángel FéliX Gallardo. | Fuente: Netflix

Por: Lucía Barja

Enviada especial a Ciudad de México

Antes de Pablo Escobar existía el "Jefe de jefes", un narcotraficante mexicano que construyó el primer imperio de la droga y logró establecerse como el capo más importante de la década de los 80. Su nombre es Miguel Ángel Félix Gallardo, un retirado policía judicial que pasó al lado de la ilegalidad para convertirse en el líder del cartel de Guadalajara, cuna de otros conocidos narcotraficantes como Amado Carrillo (El señor de los cielos) y Joaquín 'El Chapo' Guzmán. La historia de Félix Gallardo y compañía llega a la pantalla chica de la mano de Diego Luna, Michael Peña, Joaquín Cosío y Tenoch Huerta este 16 de noviembre.

"Narcos México", la cuarta temporada de la serie de Netflix, transita entre la ficción y los hechos reales, algunas veces acusado de apología al delito y otras, de vehículo de memoria colectiva. Diego Luna, su protagonista, no considera que el proyecto en el que participa tenga esa finalidad.

"Hoy estamos viviendo una realidad que el país entero quiere detener y yo no diría solo el país sino toda la región, aunque mucho de la violencia se haya acumulado en el país (los números en México son brutales). Ojalá esta serie sirva para eso: para que aquellos que están muy lejos de nuestra realidad, de repente, se interesen por ella, ya con eso habremos hecho algo", comenta el actor a RPP Noticias.

Para Luna es importante que la historia sea contada, dolorosa o no, para que "el mundo entero compartiera ese dolor". "¿Qué espero a corto plazo? Que la próxima vez que alguien, después de haber visto Narcos 4, se encuentre con una línea de cocaína en frente piense en qué hay detrásde ese polvo", explica.

Tenoch Huerta, quien da vida a Caro Quintero (uno de los líderes del cartel de Guadalajara), también resalta la importancia de mostrar la historia del narcotráfico en la pantalla chica. "Tenemos que hablar de lo que nos duele, para eso hacemos arte, para eso hacemos cultura. Tenemos que exorcisar nuestros demonios. Es necesario hablarlo", comenta. Para el intérprete, la construcción de la historia de "Narcos México" tiene que ver más con la humanidad detrás de cada personaje en vez de "hacerlos de una sola dimensión".

"Lo que estamos haciendo son personajes mucho más profundos y complejos donde la gente se puede identificar. Si no tendemos puentes de entendimiento entre 'los malos' y el resto de la sociedad: ¿cómo vamos a atacar el problema? ¿cómo vamos a evitar que pueda haber personas así? Nosotros lo hacemos desde el entretenimiento y ponemos nuestro talento al servicio para contar una historia. Es un tema que se debe abordar desde diferentes puntos: investigadores, sociólogos, antropólogos, economistas, desde muchos ángulos se va a abordar. Nosotros estamos tomando solo una trinchera", afirma Huerta.

Ver esta publicación en Instagram

It’s time to pick out your tablas.

Una publicación compartida de Narcos (@narcos) el

EL NEGOCIO DE LA DROGA

Interpretar a Félix Gallardo no es un problema para Diego Luna: "Más bien es emocionante". Para el actor de Rogue One, el 'Jefe de jefes' es diferente a otros capos como Pablo Escobar, Joaquín 'el Chapo' Guzmán y Demetrio Chávez Peñaherrera 'Vaticano', considerado el narcotraficante más importante de Perú.

"Es un tipo mucho más reservado en varios sentidos: no es el cliché del narcotraficante que estaba en la discoteca bastante flamboyante. Este era un tipo muy discreto, más, creo, un hombre de negocios en este mundo, con esos códigos. Un tipo muy inteligente", resalta. Para Luna, Miguel Ángel es un personaje complejo: "Es un tipo que reacciona antes que todos y eso lo hace estar adelante", comenta.

La interpretación de Luna le permitió mostrar al Félix Gallardo que encontró en los libros, como "El cártel de Sinaloa" de Diego Enrique Osorno. "Yo pensé en hacer más el personaje que encontraba en esos libros y documentos. Me dio una libertad muy rica de no estar amarrado a una imagen que todo el mundo tiene en la cabeza: de no hacer una máscara que fuera igualita a la que tú recuerdas sino tener cierta libertad. Eso lo agradecí mucho".

Como en el caso colombiano (y el impacto de Pablo Escobar en su historia), en México, aún se ven los hilos que crearon Félix Gallardo y compañía. El mismo Diego Luna lo vivíó de cerca. "Yo estaba muy chico pero si viví esa época totalmente. Sobre todo los resultados de lo que pasó en la década de los 80 son los que más recuerdo. Lo viví, me impactó y me marcó. Es importante recordar que nos pasó para estar dónde estamos".

Con la caída del cartel, Félix Gallardo pasó de ser visto como un hombre refinado y de buena fortuna a pasar sus días en prisión, con un solo ojo, perdiendo la audición y una parte de su dentadura.


¿Qué opinas?