Los guardianes del Perú natural en tiempos de la COVID-19

¿Quiénes son estas personas que se la juegan sin descanso en los tiempos de la COVID-19?

Estos tiempos donde hablamos de nuestra anómala relación con la naturaleza, llaman a un merecido reconocimiento a un especializado grupo de profesionales a quienes genéricamente llamo “guardaparques”. Estos guardianes -que incluyen también a los jefes de área, especialistas y otros- se entregan día a día a cuidar nuestro patrimonio natural en los tiempos mas difíciles.  Pocos saben quiénes son ellos, qué hacen y por qué su labor es también considerada como esencial para que sigan en el frente de acción.  Pues sí, su labor es comparable a la del personal médico, el de las fuerzas del orden, de las personas que se encargan de traer y expender alimentos, de los que limpian las calles y hospitales y de todos los demás que hacen que el Perú resista y salga adelante en estos momentos difíciles. Se dice que en las crisis sale lo mejor y lo peor de la naturaleza humana.  Es en esta gente valiosa, los guardaparques, donde vemos lo mejorcito del peruano.

¿Quiénes son los guardaparques? Ellos son los encargados de la protección y salvaguarda de las áreas que conforman el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, sean estas áreas silvestres, así como sitios históricos y culturales. Ellos representan al Estado -y a todos los peruanos- en estas áreas. Son los embajadores, traductores, educadores, padres, madres, hijos y vecinos, dentro y fuera de las áreas protegidas donde laboran. No solo hablan el mismo idioma (sean las varias lenguas del Perú), sino que tienen el mismo sentir que sus vecinos.  Y a veces, por defender los intereses de la Nación, tienen que asumir funciones difíciles y peligrosas. Bajo la tutela del SERNANP (Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado adscrito al MINAM), el personal de las áreas incluye cerca de mil profesionales, entre hombres y mujeres, guardaparques, especialistas y jefes. Todos ellos son personas impresionantes, de los que construyen un techo de la nada, se orientan en el bosque como jaguares o te maravillan con historias de la naturaleza. No he conocido un solo guardaparque que no esté perdidamente apasionado de su trabajo. Es por esta mística que hay mas de cien voluntarios en el campo para ayudarlos, y una lista de espera grande.

Mientras que el Perú se encuentra en cuarentena, la ilegalidad no ha descansado. Por ello, durante este tiempo cerca más de 400 guardaparques permanecieron en sus puestos de trabajo en las 75 áreas protegidas de nivel nacional, desde el corazón del Parque Nacional del Manu hasta las punas del Santuario Nacional de Calipuy en La Libertad.  Durante estos días, por ejemplo, el personal del SERNANP, actuando en conjunto con la policía y las Fuerzas Armadas, han hecho operativos para expulsar a mineros ilegales armados en la Reserva Nacional Tambopata y en la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana en Loreto.

| Fuente: Sernanp

Pero en estos tiempos de emergencia, el rol del guardaparque se ha ampliado de manera no anticipada.  La capacidad del SERNANP -por su personal de campo conocedor de las comunidades, sus equipamientos (botes, camionetas, de comunicaciones), y por estar presentes en los puntos mas alejados del Perú, se hizo imprescindible para ayudar en múltiples oficios a otros sectores del gobierno, a las direcciones regionales y directamente a la población.  Desde repartir las canastas familiares, el transporte de alimentos, equipos e insumos médicos, de identificar necesidades en las poblaciones alejadas, hasta para evitar el ingreso de extranjeros en los puestos de las áreas protegidas fronterizas.  Esta labor se ha dado principalmente en los sitios más lejanos y de más difícil acceso, mayormente en la Amazonía.

Según cuentan en el SERNANP, en las labores de apoyo se han seguido todos los lineamientos y protocolos de precaución del MINSA y MINCUL para evitar contagios en las comunidades.  Por ejemplo, en las comunidades Matsigenkas, se han tomado las precauciones de dejar alimentos y combustible, sin entrar a las comunidades, en la otra orilla del río.

Las preocupaciones económicas para seguir cuidando y manejando nuestras áreas protegidas no faltan. ¿Cómo van a encarar las poblaciones locales la crisis económica a la que entramos?  ¿Cómo comercializar los recursos manejados por las comunidades y que dependen de la exportación? Como es el caso de las “taricayas” (tortuguitas de acuario) en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, o la lana de vicuña en la Reserva Nacional Pampa Galeras. ¿Continuarán esos mercados?

El SERNANP depende significativamente de los recursos por concepto de ingreso de turistas a las áreas protegidas. ¿Cuánto tardará en recuperarse ese sector?  Ojalá que el Gobierno tome nota y conciencia de que el servicio de guardaparques es muy importante, cuando se tengan que asignar presupuestos para la recuperación nacional.

Mientras tanto, las labores de cuidar nuestras áreas protegidas y de apoyar en las actividades de manejo de recursos no se han interrumpido y no se deben interrumpir.  El trabajo de los guardaparques es crítico y también peligroso. En los últimos meses varios han caído por diversas causas en Colombia, Brasil, y hace pocos días, 12 en el Congo. El Perú y su maravillosa naturaleza se lo agradecen. 

| Fuente: Sernanp

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.