Cadena Textil – Confecciones: retos y oportunidades

Analizamos las cifras y las expectativas de uno de los mercados que ha mostrado tener un importante potencial y que contribuye al crecimiento económico del país.

La industria textil es una de las actividades más antiguas y tradicionales que tenemos en el país. Hace más de 5000 años, los antiguos peruanos desarrollaban productos de alta calidad, usando los pelos finos de los auquénidos y colorantes naturales cuyos resultados los podemos ver hasta el día de hoy.

En la actualidad, es una industria moderna que genera alrededor de 738 000 empleos directos e indirectos, exportaciones cercanas a los USD 1,400 millones, el 10% de la manufactura del país y representa el 1.9% del PBI nacional. Sin embargo, en los últimos años, este sector se ha visto seriamente afectado por las importaciones de productos de bajo valor, proveniente del oriente, así como con la sub valuación y contrabando del sector informal.

Debido a la buena calidad de nuestros materiales, la creatividad de nuestros desarrolladores y la excelencia de nuestros confeccionistas desde los años 80, se ha desarrollado una actividad exportadora que en algún momento superó los USD 2,100 millones de facturación. Por estos motivos el mercado mundial es la gran oportunidad de la cadena textil – confecciones que se inicia con la fibra, sea animal, vegetal o hecha por el hombre, hasta la producción de la prenda final.

En base a los datos de la OMC, se estima que para el 2021 el mercado de textiles alcance los USD 961 billones. El 2018, el mercado mundial de textiles alcanzaba los 858 000 millones, siendo el algodón la materia prima más utilizada con un 39.5% del total y se espera un crecimiento anual del 5%, entre el 2019 y 2025.

| Fuente: Andina

De acuerdo a la información de Merca 2.0, a nivel de prendas de vestir, sólo EE.UU., China, Brasil Japón, India, Reino Unido y Alemania, representaron ingresos de USD 407 billones en ventas de prendas de vestir de mujer. A nivel de prendas de vestir, en el 2018, el mercado ascendió a USD 1.41 billones, de los cuales el 48% era ropa de mujer y el 31% para hombre, siendo el saldo restante ropa para niños y accesorios. Para las prendas, se espera un crecimiento entre 4 y 6% para los próximos 5 años. Según el MINCETUR, las exportaciones peruanas alcanzaron los USD 1,384 millones el 2018 y se espera una cifra similar para el presente año (USD 1,364 millones), siendo el principal destino Estados Unidos con el 68% del total. A nivel Latinoamérica somos el sexto exportador de prendas.

El Perú se ha posicionado como un productor de prendas de calidad para clientes  de niveles de precio medio y alto, concentrándose el 43% de las exportaciones en 20 marcas, tales como Lacoste (USD 62 MM), Lululemon (USD 46 MM), Vineyard Vines (USD 43 MM), Hanna Anderson (USD 21 MM), Travis Mathew (USD 17 MM), Life is Good (USD 17 MM), Ralph Lauren (USD 10 MM) entre otros. Asimismo, cuatro productos: T-Shirts de Algodón, Camisas de Punto de Algodón,  suéteres de punto y T-Shirts de materia textil representan el 40%  del valor de las exportaciones.

Como vemos el mercado tiene mucho potencial para el crecimiento de nuestras exportaciones, que sólo en los Estados Unidos no representan más del 1% del total de las importaciones de prendas de ese país.

Para lograr este objetivo tenemos que estar alineados con las tendencias mundiales de este sector, como son la sostenibilidad, usando materiales reusables y reciclables, innovando en combinación de fibras y nuevos acabados, así como transparencia en las actividades y manejo de personas. Otra tendencia es la automatización y digitalización de la industria que permite eficiencia en los procesos, así como una comunicación directa con los consumidores a través de las redes. Finalmente, el mercado requiere personalización, ya que los consumidores buscan experiencias, tallas únicas, canales de compra virtual, amor por sus marcas e innovación.

En el Perú los empresarios del sector textil–confección, con el apoyo del MINCETUR y PROMPERU, están haciendo esfuerzos importantes por tener más presencia internacional, el branding sectorial con Perú Textiles y Alpaca del Perú es un primer paso que nos permite identificarnos en las ferias y eventos, pero es necesario internacionalizar marcas propias para no depender tanto de terceros y reforzar nuestro posicionamiento como outsorcing con valor agregado con las grandes marcas y retailers.

El reto es grande pero los beneficios que se pueden alcanzar también, ya lo logramos en el sector agro exportador con nuestros Super Foods, ahora nos toca consolidar esta actividad que iniciaron nuestros antepasados. Sector privado, Estado y universidad trabajando juntos lo vamos a lograr.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.