Lima en enero: una ciudad por conocer

Es necesario ofrecer al ciudadano la posibilidad de estar informado sobre las diferentes opciones que tiene en su recorrido por la capital, pues no todos tienen la posibilidad de visitar el Centro. Con un esfuerzo más en el anuncio de lo que hay y de lo que se puede hacerse en Lima, se daría un paso más hacia la democratización ciudadana.

La capital peruana todavía se encuentra muy lejos de ofrecer las facilidades y los servicios que requiere una ciudad en la que viven más de diez millones de personas, pero eso no significa que sus autoridades solamente deban atender los problemas y las emergencias que la aquejan. También hay otras formas en que los responsables de la capital pueden acercarse al ciudadano para que este se sienta parte del lugar al que dedica todos sus días. La vida urbana no es solamente el horario de trabajo y el cumplimiento de los compromisos familiares, sino también la posibilidad de conocer otras dimensiones de la misma ciudad en la que se vive.

Es bajo esta premisa que debemos resaltar los esfuerzos más recientes de la Municipalidad de Lima por revitalizar la oferta de exposiciones, conferencias, paseos, conciertos y otras actividades que buscan renovar el rostro de la ciudad. A partir de los tres tradicionales ejes desde los que siempre ha trabajado la comuna limeña -la Biblioteca, la Galería Pancho Fierro y el Teatro Municipal-, se han creado programas que se caracterizan por combinar la salvaguarda del patrimonio histórico junto con las nuevas expresiones y gustos de la Lima contemporánea. A este triángulo se suma también el Museo Metropolitano de Lima, un espacio que luego de una pomposa inauguración en el 2010 no recibió la atención ni la preocupación requerida de los responsables, pero ahora pareciera haber vuelto para cumplir con el propósito para el que fue creado. De hecho, esperamos que así sea también durante los próximos años, pues en gran medida representa un nuevo momento en la historia de la gestión cultural de la capital, ya que, como creemos, fue creado con el propósito de acercarse a la ciudad moderna, a la del siglo XXI, y no solo a la de la leyenda antigua. De alguna manera, el mismo edificio en el que se encuentra el museo (la esquina de la Av. Garcilaso de la Vega y 28 de Julio) representa esta voluntad de cambio, pues se ubica en el comienzo de la Av. Arequipa, esto es, la avenida que en la década de 1920 representó el camino a la Lima del progreso.

| Fuente: Andina

Los retos de la Municipalidad en el campo de la oferta cultural no son pocos, ya que una ciudad del tamaño de Lima requiere una atención más que especial. Los edificios y recursos que tiene a su disposición en el Centro de Lima son claves, pero no son suficientes para cubrir la demanda. Por ello nos preguntamos en qué medida es posible que su programación pueda relacionarse con la de otros centros culturales y, así, poco a poco, descentralizar las actividades. No hablamos aquí de coordinar actividades en conjunto, sino que, en tanto que gobierno de la ciudad, la Municipalidad se convierta al menos en un medio que permita ayudar con la difusión de las actividades de aquellos centros que se encuentran en otros distritos. O incluso de los centros en el mismo Centro. El mapa de la agenda cultural, por ejemplo, podría incluir también la ubicación del Centro Cultural de San Marcos, el Centro Cultural Inca Garcilaso, la Casa Grau y la Casa de la Literatura de Lima. Y con ello solo hablamos de centros administrados por instituciones públicas, tal como la misma Municipalidad. La idea es ofrecer al ciudadano la posibilidad de estar informado sobre las diferentes opciones que tiene en su recorrido por la capital, pues no todos tienen la posibilidad de visitar el Centro. Con un esfuerzo más en el anuncio de lo que hay y de lo que se puede hacerse en Lima, se daría un paso más hacia la democratización ciudadana.

El verano no es la época favorita para caminar por la ciudad, pero es la estación en la que Lima cumple un aniversario más. Para poder celebrarlo, la Municipalidad ofrece, entre otras actividades, la exposición del pintor José Tola en el Centro Cultural Beneficencia de Lima (recién inaugurado este año), el XXVII Coloquio de Lima en su Historia y la exposición De Tradiciones y Gestiones. El legado de Ricardo Palma Soriano a la Sociedad Peruana, muestra preparada por el Centro Cultural Ccori Wasi de la Universidad Ricardo Palma. Nos toca a nosotros decidir si queremos participar en ellas.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más:
¿Qué opinas?