Próxima estación: visitar las áreas naturales protegidas del Perú

Envolviéndonos de peruanidad y reconexión con nuestra esencia natural, visitando los parques y reservas nacionales del Perú.

Pedro Solano

Pedro Solano

COMPARTE

Llegó la Semana Santa y para muchos peruanos representa la oportunidad de planear un viaje o salida con la familia para recorrer el Perú y sobre todo, salir de la ciudad: los de Iquitos irán en la ruta a Nauta pasando por la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana o llegando hasta Pacaya Samiria; las familias arequipeñas planearán algo en la ruta al Colca o junto al Misti, en la zona de la Reserva Salinas y Aguada Blanca; los limeños iremos a Lachay, Pantanos de Villa o Paracas. En cualquier lugar del Perú, habrá familias que visitarán alguna de nuestras 76 áreas naturales protegidas nacionales. Y esto es sin contar quienes visitarán alguna de las 21 áreas de conservación regional o de las 131 áreas de conservación privadas y comunales.

El Perú ha avanzado de una manera enorme en la protección de sus sitios especiales de naturaleza, y hoy tiene un sistema de áreas naturales protegidas que con orgullo representa bien esa enorme diversidad biológica y cultural, que constituye nuestra esencia y mejor oportunidad como Nación.

Pacaya Samiria | Fuente: Andina

Las áreas protegidas existen en el mundo desde el año 1872, cuando el gobierno de los EE.UU. estableció el Parque Nacional Yellowstone. En Latinoamérica la historia comenzó en la década del 30 del siglo pasado, con el establecimiento de parques nacionales en Argentina, México y Brasil.

El Perú llegó tarde a esta fiesta, estableciendo su primer Parque Nacional, Cutervo, recién en 1961. Sin embargo el desarrollo de nuestro sistema ha sido espectacular, no solo en cifras, también en calidad de áreas y más recientemente en los esfuerzos por mejorar su gestión.

La semana pasada, un nuevo Decreto Supremo daba cuenta de la alta prioridad que el gobierno le ha otorgado a la iniciativa “Patrimonio del Perú”, que busca dar sostenibilidad financiera a nuestras áreas protegidas a través de la idea más sencilla y a la vez más poderosa: que funcionen bien, es decir que cuenten con una “gestión efectiva”. Por supuesto la gestión efectiva se refiere no solo a evitar que ocurran cosas malas en las áreas, sino más bien a generar muchas cosas buenas, como aprovechar sosteniblemente los recursos naturales, garantizar la provisión de servicios ecosistémicos como el agua, favorecer la resiliencia frente a desastres naturales, ser focos de conocimiento y educación ambiental, proveer de oportunidades de empleo y desarrollo a pobladores locales y, especialmente, promover el turismo tanto interno como internacional.

Esta iniciativa asegura una primera “inyección a la vena” de 70 millones de dólares provenientes de la cooperación internacional, bilateral y multilateral para una primera fase de la Iniciativa orientada a la gestión efectiva de las 38 áreas protegidas de la Amazonía.

Visitemos nuestras áreas naturales protegidas y conozcamos nuestro enorme patrimonio natural y cultural. Visitémoslas con alegría y responsabilidad; recordemos que está prohibido ingresar con plásticos de un solo uso a ellas, recordemos utilizar y valorar a los operadores locales. Recordemos esos momentos mágicos, con las personas que amamos, en el mejor entorno. En el Perú Natural.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

¿Qué opinas?