Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Letras en el tiempo
Los más grandes escriben para los más chicos
EP 9 • 40:08
Informes Fútbol Como Cancha (FCC)
Carlos Zambrano
EP 56 • 03:06
Informes RPP
Desayuno de Líderes 2024: un necesario análisis ante la coyuntura política y económica
EP 1112 • 04:36

A 100 años de su nacimiento: Sebastián Salazar Bondy, el exitoso dramaturgo y crítico más famoso de Lima [REPORTAJE]

Sebastián Salazar Bondy nació el 4 de febrero de 1924 en Lima.
Sebastián Salazar Bondy nació el 4 de febrero de 1924 en Lima. | Fuente: Andina

En RPP recordamos a uno de los miembros más destacados de la Generación del 50. Autor de 'Lima, la horrible', Sebastián Salazar Bondy trascendió con su obra destacando el teatro, la cultura y la sociedad limeña.

Alejandro Susti y Ximena Salazar hablan del legado de Sebastián Salazar Bondy y revelan que el escritor quiso escribir más libros para niños. | Fuente: RPP

Sebastián Salazar Bondy es una de las figuras de la literatura peruana que todavía no ha sido lo suficientemente reconocida y valorada en todo lo que significó”, dijo Mario Vargas Llosa el 2015, en una exposición en homenaje a los 50 años de la muerte de Salazar Bondy ocurrida en julio de 1965. Hoy en RPP, recordamos el centenario de su nacimiento cuando todavía existían dificultades para que los escritores nacionales puedan expandir su crítica contra la oligarquía liderada por el expresidente Augusto B. Leguía.

Reconocido como una de las figuras más destacadas de la Generación del 50 al lado de Luis Loayza, Julio Ramón Ribeyro, Blanca Varela, Manuel Scorza, Carlos Eduardo Zavaleta, entre otros, Sebastián Salazar Bondy nació el 4 de febrero de 1924 y vivió hasta los 41 años desarrollando una crítica minuciosa, y a veces impetuosa, hacia el tradicionalismo limeño y sus costumbres arraigadas en un colonialismo que veía injusto, en una ciudad que comenzaba a renacer con los críticos de esos años.

Dramaturgo, poeta, ensayista, cronista, cuentista, periodista, crítico de arte y teatro, el autor era un mundo de talento en una personalidad rebelde y cuestionadora que le trajo problemas en su niñez al ser expulsado del Colegio San Agustín, como cuenta a RPP la antropóloga Ximena Salazar Lostaunau, la única hija que tuvo Salazar Bondy con Irma Lostaunau del Solar.

“Mi papá era muy travieso, muy contestatario. Lo botaban de todos los colegios. Mi abuela tenía que rogarle al colegio San Agustín para que no lo botara porque él era muy crítico de los curas. Le decían que era un ‘rojillo’”, contó la escritora, que dejó de sentir la presencia de su padre a los seis años, por lo que fue criada por su tío Augusto Salazar Bondy.

“Los dos eran unos hermanos entrañables. No quiero dejar de decir que mi tío Augusto y mi papá eran un binomio. A veces, se les veía separados, siendo mi tío Augusto muchísimo más disciplinado en el estudio y mi papá más bohemio, pero se retroalimentaban entre los dos”, añadió.

De derecha a izquierda. Sebastián Salazar Bondy e Irma Lostaunau junto a sus amigos Mario Vargas Llosa, Patricia Llosa, Abelardo Oquendo y Pupi Heraud.
De derecha a izquierda. Sebastián Salazar Bondy e Irma Lostaunau junto a sus amigos Mario Vargas Llosa, Patricia Llosa, Abelardo Oquendo y Pupi Heraud. | Fuente: Archivo Ximena Salazar Lostaunau

Te recomendamos

'Lima, la horrible', el ensayo más importante para conocer el pensamiento y la crítica de Sebastián Salazar Bondy. | Fuente: RPP

Sebastián Salazar Bondy, el hombre generoso y gran promotor cultural

Mario Vargas Llosa confesó, en más de una oportunidad, su admiración por Sebastián Salazar Bondy, a quien conoció en 1954 cuando este era director en una galería de arte en el Centro Histórico de Lima, y el premio nóbel un estudiante de Derecho de San Marcos, admirador de la narrativa de teatro de Salazar Bondy plasmada en ‘Rodil’.

El autor de ‘La ciudad y los perros’ compró ‘Rodil’ en el Teatro Segura para que el ensayista, doce años mayor que él, se la firme.

“Fue la primera vez que le pedí a un escritor una dedicatoria. Yo me acerqué muerto de vergüenza a que me pusiera una dedicatoria y todavía conservo ese ejemplar de Rodil”, relató el nóbel peruano de 87 años en la actualidad. 

Con el tiempo, según cuenta Vargas Llosa en un reportaje de La Casa de la Literatura Peruana, ambos se hicieron muy amigos y se juntaban para discutir alguna crítica de su obra o un ensayo, con el fin de promover la cultura y el teatro que tanto fascinaba a Sebastián Salazar Bondy.

“Él era un magnífico escritor, poeta, autor de teatro, de cuentos, crítico de literatura, de pintura, pero quizá entre todas las cosas que era Sebastián, la más importante para nosotros, los escritores jóvenes, es que fue un gran promotor cultural”, señaló el arequipeño.

Alejandro Susti, doctor en Literaturas Hispánicas por la Universidad Johns Hopkins y editor de las obras de Sebastián Salazar Bondy, corrobó a RPP lo dicho por Vargas Llosa al afirmar que quienes conocieron al autor de ‘Lima, la horrible’ resaltaron siempre su solidaridad y generosidad.

"Mario Vargas Llosa lo admiraba porque para él era el único escritor profesional que existía en ese momento en el Perú. Fue muy cercano a jóvenes como Abelardo Oquendo y Luis Loayza. Blanca Varela lo quería mucho. Aquellos que lo conocieron, siempre coinciden en su generosidad, pero también en sus relaciones como ser humano", destacó Susti.

Por su parte, Ximena Salazar recordó algunas manías de su padre. “Recuerdo que él era muy divertido. Le gustaba ver los programas de televisión de esa época como ‘Los Tres Chiflados’. Le gustaba cantar y bailar. Era una persona muy alegre y simpática”, expresó.

Sebastián Salazar Bondy fue un destacado dramaturgo, ensayista y periodista.
Sebastián Salazar Bondy fue un destacado dramaturgo, ensayista y periodista. | Fuente: Archivo Ximena Salazar Lostaunau

‘Lima, la horrible’, la crítica de Sebastián Salazar Bondy a una ciudad ficticia

Su obra más conocida, ‘Lima, la horrible’, ha tenido injustas interpretaciones por un titular que tomó de uno de los versos de César Moro. Este ensayo, publicado primero en México en 1964, juntó las voces de intelectuales latinoamericanos para poner al descubierto todas sus preocupaciones de la sociedad limeña, yendo así en contra de la visión de Ricardo Palma y rompiendo la figura de una ciudad lírica por una más realista.

Alejandro Susti -editor del libro ‘La luz tras la memoria. Artículos periodísticos sobre literatura y cultura (1945-1965). Sebastián Salazar Bondy’- hizo un repaso por ‘Lima, la horrible’ en el que destacó la crítica del autor hacia una Lima burguesa y conservadora, con una prosa “muy particular, pulcra y hasta musical”, pero sin perder su objetivo realista y nada sobrenatural.

“Para Sebastián Salazar Bondy, la literatura tenía que ser un instrumento de conocimiento de la sociedad. Por eso optó por el realismo. Incluso en sus propios relatos, son relatos siempre realistas, ahí no hay nada fantástico”, manifestó el docente, poeta y músico.

Lima, la horrible’ es fundamental para entender el pensamiento de Sebastián Salazar Bondy. El propio Vargas Llosa afirmó haber quedado “impresionado” con el ensayo de su ídolo de ese entonces, que desafiaba el “mito de Lima”.

“Es una de las cosas más interesantes que escribió. En ese tiempo, sí tenía mucho sentido la crítica de Sebastián hacía Lima. De una falsa Lima, una Lima ficticia, inventada por la literatura y música criolla”, sostuvo el escritor peruano.

La poeta y docente Sonia Luz Carrillo recalca que la frase ‘Lima, la horrible’, de Salazar Bondy, ha sido mal tomada para graficar la estética de la ciudad, pero que en verdad el autor retrata, a su manera, una presentación simbólica.

“Salazar Bondy señala los criterios modernizadores, él no busca traerse abajo la ciudad como creen. Eso no es así, y deben leerla para poder entender el titular que ha sido malinterpretado”, precisó.

Alejandro Susti explica que la poesía realista de Sebastián Salazar Bondy era para él “un mundo íntimo” donde abarcaba todo su interior. | Fuente: RPP
Mario Vargas Llosa visitó la exposición de homenaje a Sebastián Salazar Bondy el 2015.
Mario Vargas Llosa visitó la exposición de homenaje a Sebastián Salazar Bondy el 2015. | Fuente: La Casa de la Literatura Peruana

La relación con el teatro y la dramaturgia

Sebastián Salazar Bondy no solo era un ensayista y crítico literario, sino también un destacado dramaturgo y director de teatro. Publicó ‘Rodil’ en 1951, basado en la heroica defensa del mariscal español José Ramón Rodil de la Fortaleza del Real Felipe en el Callao.

Esta obra dramática, distribuida en tres actos, le permitió a Salazar Bondy ganar el Premio Nacional de Dramaturgia en 1952, siendo el despegue a una carrera artística en un país en que la industria no tenía apoyo por su poco valor para el gobierno de ese entonces.

“Tuvimos muchas discusiones sobre su idea de un teatro criollo y peruano. En la época de Sebastián era muy difícil ser director de teatro y él lo consiguió. Él se multiplicaba y era un gran promotor de actividades teatrales en el Perú”, resaltó Vargas Llosa.

Salazar Bondy veía necesario plasmar sus escritos en obras teatrales porque buscaba dar un mensaje más concreto de la sociedad de ese entonces. No paraba de idear nuevos personajes, incluso la icónica Flora Tristán fue homenajeada en sus obras.

“En sus narraciones hay varios personajes femeninos que son protagonistas. Recuerdo el caso de una protagonista que se vio obligada a hacerse un aborto. Ese tema nunca nadie lo había tocado entre sus contemporáneos y menos entre sus antecesores”, sostiene Alejandro Susti.

Sebastián Salazar Bondy fue un pionero en el teatro peruano en el que brilló como dramaturgo, primero con 'Rodil' (1951), y luego con otros ensayos que llevaría a los escenarios como: 'No hay isla feliz' (1954), 'Flora Tristán' (1956), 'Como vienen, se van' (1959) y 'El fabricante de deudas' (1962), entre otras comedias y relatos.

Sebastián Salazar Bondy deja un gran legado en el teatro y periodismo cultural.
Sebastián Salazar Bondy deja un gran legado en el teatro y periodismo cultural. | Fuente: Archivo Ximena Salazar Lostaunau

Los poemas realistas de Sebastián Salazar Bondy

La poesía no era ajena al autor. Según cuenta Alejandro Susti, Abelardo Oquendo, amigo personal de Sebastián, le reveló que el autor de 'Rodil' consideradaba que “todo hombre o mujer de letras en algún momento sentía la necesidad de escribir poesía”.

A diferencia del teatro que era una forma de expresión exterior a sus creaciones, la poesía para Sebastián Salazar Bondy era “un mundo íntimo” donde abarcaba todo su interior. “Él mismo cultivó la poesía como parte de su desarrollo como persona y ser humano”, destacó Susti.

Una de las principales características de la poesía de Salazar Bondy es el patriotismo y los versos con sentido realista que escribió. Uno de sus poemas más imprescindibles es ‘Todo esto es mi país’, con más de 90 versos donde el autor da a conocer la diversidad y contradicción de la sociedad peruana con una pasión indescriptible.

Sonia Luz Carrillo recuerda también ‘Antología general de la poesía peruana’ que el autor escribió junto a Alejandro Romualdo en 1958, donde se encuentran versos en quechua. “Otras de las antologías poéticas de Sebastián Salazar Bondy es ‘El tacto de la araña’ que fue difundida postumamente en 1965”, mencionó.

Mario Vargas Llosa, por su parte, resalta la poesía de Salazar Bondy, pero opina que no ha sido lo suficientemente valorada como debería.

“Era una poesía que no era muy llamativa, ni muy vistosa, era una poesía muy vigente, más bien racional. Diría que muy moderna y que está esperando ser reivindicada”, señaló el autor de ‘La casa verde’.

Entre otros poemarios de Salazar Bondy también se cuentan: 'Voz desde la vigilia' (1944), 'Máscara del que duerme' (1949), 'Tres confesiones' (1950), 'Los ojos del pródigo' (1951), 'Vida de Ximena' (1960), 'Conducta sentimental' (1963) y 'Cuadernillo de Oriente' (1963).

El escritorio personal de Sebastián Salazar Bondy.
El escritorio personal de Sebastián Salazar Bondy. | Fuente: Archivo Ximena Salazar Lostaunau
Ximena Salazar Lostaunau, hija de Sebastián Salazar Bondy, habla de la niñez de su padre y la relación con su hermano Augusto Salazar Bondy. | Fuente: RPP

El legado de Sebastián Salazar Bondy en el periodismo cultural

Salazar Bondy tuvo una destacada carrera periodística en el diario ‘La Prensa’, donde trabajó desde 1952 hasta 1959. Posteriormente, el dramaturgo vio pasar también sus escritos en ‘El Comercio’, y por último en la revista ‘Oiga’, donde tuvo una descompensación mientras escribía la última crónica antes de su muerte, ocurrida en 1965.

“Sebastián tenía una vocación por alimentar a sus lectores del periódico con información que no estaba al alcance de ellos. Por ejemplo, hay artículos de la historia del arte que hablaban del teatro, y describía cuál era la función del director, del actor. Qué cosa es un monólogo. Él se sentía un periodista con vocación pedagógica”, recalcó Susti.

Amigos como Mario Vargas Llosa lo recuerdan con mucho cariño y gran estima por sus enseñanzas en la literatura y la cultura.

“Su muerte fue una especie de vendaval que no solo acabó con él sino con todo lo que él representaba. Sebastián deja un vacío que nunca se ha vuelto a llenar en el Perú. Nunca hubo una persona que lo reemplazara”, exclamó Vargas Llosa.

Salazar Bondy destacó por su iniciativa en el teatro al convertirse en una figura central en la literatura y su preocupación por vivir en un Perú mejor. “Mantuvo su crítica sin romanticismos, pero sin baja estima, con una exaltación, con una mirada que reclama exaltar los valores nacionales y creo que es fundamental porque en estos momentos lo necesitamos mucho”, rescató Sonia Luz Carrillo.

El señor gallinazo vuelve a Lima’ es el único cuento para niños que escribió Sebastián Salazar Bondy. Ximena Salazar su hija, afirma que su padre hubiera querido escribir más cuentos. “Él quería hacer literatura infantil, pero no pudo hacerlo. Él escribió teatro para todo el mundo. Seguro se hubiera sentido atraído para escribir guiones para televisión y cine”, declaró.

Salazar Bondy es una de las figuras literarias más importantes en la cultura en nuestro país. Sus obras, ensayos, críticas, poemas y artículos son un ejemplo de que su legado permanece vigente, y más aún si queremos conocer nuestra historia. 

Sebastián Salazar Bondy con su esposa Irma Lostaunau y su hija Ximena Salazar.
Sebastián Salazar Bondy con su esposa Irma Lostaunau y su hija Ximena Salazar. | Fuente: Archivo Ximena Salazar Lostaunau

Te recomendamos

RPP en YouTube

La voz de todo el Perú.

¡Suscríbete gratis
Harold Quispe

Harold Quispe Redactor / Comunicador

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Con experiencia en periodismo digital y marketing. Actual redactor de Entretenimiento en RPP. Generador de contenidos en web y redes sociales. Trabajó en La República y en la Universidad Cayetano Heredia.

Tags

Lo último en Literatura

Lo más leído

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA