Riqueza
Un informe anual del banco Credit Suisse revela cómo ha incrementado la riqueza a nivel mundial en medio de la pandemia, pero señala que esto no fue igual para todos los países | Fuente: Reuters

La pandemia de la COVID-19 generó un fuerte impacto económico a nivel mundial. Pese a esto, la cantidad de millonarios aumentó en 5.2 millones de personas, superando los 56 millones en el mundo, según un estudio de Credit Suisse.

Con esto se estima que cerca del 1% de adultos en el mundo se hicieron millonarios por primera vez, pero ¿a qué se debió esto?

El informe señala que la creación de riqueza tuvo un comportamiento "completamente separado" de los problemas económicos de la pandemia.

Los principales impulsos para la crecimiento de las fortunas durante el año pasado fueron la progresiva recuperación de los mercados de valores y el alza de los precios de viviendas.

El economista y autor del Informe Global de Riqueza, Anthony Shorrocks, comentó que la pandemia tuvo un "impacto agudo a corto plazo en los mercados globales", pero esto "se revirtió en gran medida a fines de junio de 2020".

Con este impulso no solo se mantuvo estable la riqueza global, sino que también se aumentó rápidamente durante la segunda mitad del año.

Otro factor que benefició la creación de nuevos millonarios fueron las acciones de gobiernos y bancos centrales durante la pandemia, como los programas de entrega de recursos a las personas y empresas más afectadas o la reducción de tasas de interés.

"La reducción de las tasas de interés por parte de los bancos centrales probablemente ha tenido el mayor impacto. Es una de las principales razones por las que los precios de las acciones y de la vivienda han florecido, y estos se traducen directamente en nuestras valoraciones de la riqueza de los hogares", señaló Nannette Hechler-Fayd'herbe, directora de inversiones de Credit Suisse.

A inicios de los años 2000 la cantidad de personas con una riqueza de entre US$10,000 y US$100,000 eran 507 millones. Pero para mediados del 2020 esta cifra se triplicó pasando a 1,700 millones.

El aumento se reflejó ante la "creciente prosperidad de las economías emergentes, especialmente China, y la expansión de la clase media en el mundo en desarrollo".