Electores
Los electores acudirán a emitir su voto el próximo 11 de abril. | Fuente: Andina

Este domingo 29 de noviembre, 7 partidos políticos llevarán a cabo sus elecciones internas para elegir de forma directa a sus candidatos a la presidencia, Congreso y Parlamento Andino. Las otras 16 agrupaciones elegirán a sus delegados, quienes a su vez votarán por sus candidatos el próximo domingo 6 de diciembre, en lo que serán las dos fechas de primarias supervisadas por la ONPE en la previa a las Elecciones 2021.

De los 24 partidos que irán a elecciones primarias, solo 3 tienen más de un precandidato (Acción Popular, Apra y Partido Morado) y uno no presentó candidatos a la presidencia (Frepap). Los 20 restantes van con listas únicas, es decir realizarán elecciones 'confirmatorias'. Esto significa que la gran mayoría de las candidaturas por las que votaremos el 11 de abril de 2021 se decidirán prácticamente sin competencia dentro de las organizaciones políticas.

Una de las conclusiones a las que llega Luis Egúsquiza, de Idea Internacional, es que los partidos políticos peruanos prefieren modalidades menos participativas de selección de candidaturas, es decir aquellas modalidades en las que un conjunto más pequeño de personas decide las postulaciones. "No estamos hablando de todos los afiliados, sino de asambleas, las cuales suelen ser pequeñas", comenta.

El segundo detalle que señala Egúsquiza tiene que ver con la poca competencia dentro de los partidos, que en su mayoría presentan listas únicas. "A partir de estos factores nos salta una alerta: que el resultado final de los procesos electorales internos se asemeje mucho a las listas que se presentaron tanto en el 2016 como en el 2020, es decir, que estas listas no sean producto de una deliberación o elección, sino producto de procesos muy centralizados, con muy poca competencia y con muy pocos decidiendo por muchos, porque finalmente en estas elecciones internas se deciden las candidaturas que todos elegiremos".

Por primera vez, la ONPE supervisa la realización de los comicios electorales internos de los partidos.
Por primera vez, la ONPE supervisa la realización de los comicios electorales internos de los partidos. | Fuente: Andina


A la poca competencia en las primarias se suma la renuncia, a última hora, de precandidatos que ya estaban en carrera para las elecciones internas. Es el caso de Alfredo Barnechea (Acción Popular) y Máximo San Román (Contigo). Además, el Jurado Nacional de Elecciones rechazó las precandidaturas del excongresista Richard Arce (Renacimiento Unido Nacional) y Virgilio Acuña (Vamos Perú).

La politóloga Katherine Zegarra considera que esta inestabilidad demuestra la fragilidad y precariedad de la carrera política en la actualidad. "Considero que esto es un síntoma de que la carrera política electoral no es tal. En muchos casos son decisiones improvisadas que se levantan rápidamente y que se caen también rápidamente".

Zegarra agrega que otro indicador de la crisis de los partidos políticos tiene que ver con que no puedan cumplir con los requisitos para inscribir a un precandidato o continuar en carrera. "Los partidos evidencian su incapacidad para cumplir con la burocracia y los protocolos que da el Jurado Nacional de Elecciones. Esta desinstitucionalización de las organizaciones políticas afecta claramente a las elecciones internas".

Como se recuerda, de cara a las Elecciones 2021 las primarias son organizadas por la ONPE. Esto como parte de la Reforma Electoral, que debería promover la competitividad para así poder alcanzar una verdadera democracia. "Lo que esto está demostrando es la fragilidad y precariedad en la que todavía se desenvuelve la democracia en el Perú a pesar de los fallidos intentos reformistas que se han producido en los últimos años", opina el analista político Santiago Mariani.

Mariani también considera preocupante la poca competitividad en las elecciones internas de los partidos políticos, pues esto afecta directamente a los ciudadanos, quienes acudirán a las urnas para emitir su voto el próximo 11 de abril. "Eso lo que señala en este contexto es una pobreza muy grande en términos de lo que la democracia le está ofreciendo a los ciudadanos", sostiene.

Además, considera que debe profundizar en la necesidad de una reforma electoral que conecte con el electorado. "La democracia peruana tiene como una de sus características esta incapacidad crónica y estructural de no poder reformarse a sí misma y no poder mejorar en cuanto al vínculo de la representación de la ciudadanía".

Para tener elecciones democráticas, deben plantearse comicios internos democráticos y sobre todo competitivos. De esa manera los electores tendrán mejor opciones e información para emitir un voto responsable.