La pandemia de la COVID-19, por Daniel Urresti

Es urgente la necesidad de convertir al Sistema Nacional de Salud en la primera línea de defensa contra la pandemia.

Redacción

COMPARTE

La Covid-19 desnudó por completo la precariedad de la infraestructura, física y humana, en salud. Y reveló una carencia extendida en el Estado nacional: su incapacidad para responder con sentido de urgencia frente a las emergencias. Aunque desde comienzos del año pasado, se conocieron noticias acerca del virus en la ciudad de Wuhan, en China, en el Perú solo comenzamos a actuar tres días después de que el 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud —la OMS— declarara oficialmente al COVID-19 como “pandemia mundial”.

Y la respuesta, inicialmente aplaudida por su contundencia —una de las cuarentenas más largas y estrictas del planeta— es hoy expuesta, internacionalmente, como un ejemplar fracaso. Hemos sufrido el mayor número de muertes por millón, y casi pusimos de rodillas a la economía. Y el sacrificio —en términos económicos y en pérdida de vidas humanas, no ha servido siquiera para prepararnos para enfrentar esta segunda ola de la pandemia del COVID-19. Nuevamente nos enfrentamos a la falsa disyuntiva de proteger vidas o proteger la economía.

Daniel Urresti es el candidato de Podemos Perú.
Daniel Urresti es el candidato de Podemos Perú. | Fuente: Difusión

Todo esto se debe a la renuencia del actual gobierno morado y la de su antecesor inmediato, el gobierno del Sr. Martin Vizcarra, a reconocer la salud pública, entendida como la salud de la población en su conjunto, como prioridad absoluta. Y a la falta de una visión y un plan bien comunicado de corto y mediano plazo que fortalezca el sistema de vigilancia epidemiológica, modernice y ponga a punto la red de laboratorios de salud publica, y provea los equipos de respuesta rápida necesarios para enfrentar la pandemia.

Y lo que es todavía más importante: que ponga en práctica los consejos y evidencias internacionales de aquellos países, como Corea del Sur, Taiwán, Nueva Zelanda, etc., que mejor han enfrentado al COVID-19: usando pruebas moleculares, aislando a los infectados, identificando a sus contactos, y en general, limitando el contagio.

Un gobierno de Podemos Perú declarará al sector salud como absolutamente prioritario. Y esta declaración tendrá de inmediato un correlato en materia presupuestal, porque nosotros no dudaremos en invertir “todo lo que sea necesario” para convertir al actual Sistema de Salud Pública en la primera línea de defensa contra el COVID-19 y futuras pandemias. Pondremos énfasis en la atención primaria de salud, creando redes integradas e implementando el Registro Nacional de Historia Clínicas Electrónicas.

Transferiremos los 14 hospitales regionales actualmente paralizados por temas legales al ámbito nacional y al mismo tiempo crearemos un Hospital Digital con todas las especialidades y todos los turnos, creando unidades de telemedicina en 1000 establecimientos de salud a nivel nacional.

Y como nuestras carencias no se limitan al ámbito de infraestructura física, crearemos un Fondo de Capital Humano de Salud, para financiar 2 mil becas de estudios de pregrado en las diferentes carreras de Ciencias de la Salud, para comenzar a cerrar brechas y contar con el número suficiente de médicos y enfermeras para enfrentar al COVID-19 y futuras pandemias.

Por último, transformaremos al ministerio de salud, de un ministerio de la enfermedad, en un ministerio de la salud preventiva. Porque todos juntos lo podemos todo.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.