La tasa de informalidad del 2021 es 1.5% más alta que en el 2020 y 4.1% mayor que en el 2019.
La tasa de informalidad del 2021 es 1.5% más alta que en el 2020 y 4.1% mayor que en el 2019. | Fuente: Andina

En el Perú, el 76.8% de los trabajadores peruanos tiene un empleo informal, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Con esto, se estima que tres de cada cuatro trabajadores laboran en condiciones de informalidad; es decir, sin beneficios sociales y sin poder aportar al sistema tributario que ayuda a sostener y financiar los servicios del Estado que benefician a toda la ciudadanía.

Como consecuencia de la pandemia por Covid-19, en el 2021 se registró una tasa de informalidad más alta que en el 2020, afectando a más de 9 millones de peruanos en el área urbana a nivel nacional.

Además, la mayor cantidad de empleos informales se concentran en las micro y pequeñas empresas, donde en total laboran alrededor de 8 millones 393 mil personas. Por lo general, estas se encuentran en los sectores más relevantes para la productividad del país como la pesca (93%), agricultura (91%), construcción (85.2%), comercio (77.6%), manufactura (64.2%), servicios (61.2%,) y minería (45.7%).

Frente a esta situación, es clave que, junto con la reactivación económica se generen más empleos formales que permitan mejorar las condiciones de vida de las personas. Para ello, es importante conocer sus beneficios y cuáles son los factores que actualmente hacen difícil que más peruanos se formalicen.

¿Cuáles son las causas de la informalidad en el Perú?

Para el Banco Central de Reserva del Perú, la informalidad surge cuando los costos de adherirse al marco legal y normativo de un país son superiores a los beneficios que ello conlleva. Es decir, todo el proceso de formalización –desde la búsqueda y reserva del nombre, elaboración del Acto Constitutivo, abono de capital y bienes, elaboración de escritura pública, hasta la inscripción en Registros Públicos y RUC– demanda una inversión económica y de tiempo significativa para quienes recién deciden emprender.

Permanecer en el sector formal conlleva otros gastos como el pago de impuestos, cumplir las normas referidas a beneficios laborales y remuneraciones de sus trabajadores, buen manejo del negocio, entre otros. No obstante, mantenerse en la informalidad implica riesgos que limitan la capacidad de crecimiento de la empresa y la calidad de vida de la ciudadanía, según el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo:

 • Como informal tienes una cantidad de clientes limitada. Muchos no podrán trabajar con tu empresa por no ser formal, por ejemplo, el Estado.

 • Puedes ser sancionado por no cumplir con los requisitos mínimos de la ley.

 • No cuentas con beneficios laborales de las empresas formales, como seguro y seguridad social.

 • Otros negocios podrían usar tu nombre y marca, amparados por la ley.

 • No puedes acceder a los programas del gobierno ni a sus procesos de contratación.

 • No puedes ser proveedor del Estado ni de empresas grandes que exigen que sus proveedores sean formales.

Por otra parte, al registrar tu empresa ante el Estado puedes obtener los siguientes beneficios:

 • Tendrás la libertad de exponer tu marca legalmente, sin problemas con las autoridades.

 • Podrás crecer y emplear gente que obtenga beneficios del Estado.

 • Ser formal te permite, además, acceder a préstamos financieros.

 • Evitar que cierren tu negocio o confisquen tus productos.

 • Formar parte del ecosistema comercial del país y contribuir con el crecimiento de emprendedores y empresarios quienes, como tú, buscan tener estabilidad económica y social.

Actualmente, aquellas personas que deseen iniciar desde ahora su trámite para formalizarse pueden ingresar, vía celular o computadora, a la plataforma “Crea Tu Empresa", donde en solo seis pasos pueden lograr su formalización: creatuempresa.produce.gob.pe.

¿Qué podemos hacer para reducir la informalidad?

Impulsar la inversión privada y la formalización de las micro y pequeñas empresas es una tarea para las instituciones públicas, privadas y de la ciudadanía. Es importante facilitar la información sobre los procesos de formalización y los beneficios que se obtienen a partir de ella.

De acuerdo con el documento de investigación “Empleo e Informalidad laboral” del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico (CIUP), algunas medidas para hacerle frente a la informalidad son:

1) Simplificar las normas laborales.

La legislación actual laboral es voluminosa (136 normas, 1400 páginas y 2000 artículos) y la mayoría de micro o pequeñas empresas no tienen la capacidad de cumplirla en su totalidad. En ese sentido, es necesario simplificar una gran cantidad de procedimientos sin afectar los derechos laborales de los trabajadores.

2) Fiscalización laboral con acompañamiento empresarial.

Consiste en encontrar un enfoque más proactivo en la inspección de empresas informales, fiscalizando los sectores que tengan una mayor probabilidad de formalizarse y mantenerse en esta modalidad.

3) Facilitar el cumplimiento de la tributación usando la tecnología.

Esta medida busca facilitar que se cumplan las obligaciones tributarias mediante procedimientos sencillos y dinámicos, haciendo énfasis en el uso de las herramientas tecnológicas. De esta manera, una empresa podría reducir el tiempo que dedica a realizar sus declaraciones de renta, por ejemplo.

4) Brindar incentivos a los trabajadores independientes para ser formales.

Se debe crear el Registro Nacional de Trabajadores Independientes (RNTI), donde los trabajadores que pertenezcan a él serán elegibles para empleos brindados por el Estado, además de acceder a prestaciones de seguridad social, como el seguro de salud y acceso al sistema financiero.

5) Facilitar el intercambio de servicios entre el SIS y ESSALUD.

Actualmente, cuando un trabajador se formaliza y obtiene afiliación a ESSALUD, pierde su afiliación en el SIS y no podrá retornar hasta un año después de culminado el vínculo con su empleador. Por ello, se propone también flexibilizar esta restricción para que las personas puedan tener ambos seguros a la vez.

“El país que queremos” es una campaña organizada por RPP con el compromiso de Enel.