Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
El Club de la Green Card
Cómo un veterano perdió su ciudadanía y licencia al tramitar la REAL ID
EP 80 • 02:27
Letras en el tiempo
Letras en el Tiempo en tiempos de Feria II
EP 21 • 36:50
Marginal
MARGINAL | 208 | Ministros
EP 208 • 11:35

A las maestras y maestros del Perú

Mañana celebramos el esfuerzo y la dedicación de maestras y maestros del Perú que cada día se las ingenian para superar las carencias de sus escuelas. El Estado tiene una deuda pendiente con ellos y su sector. Sin embargo, su ánimo no decae y, por el contrario, cada día disfrutan del aprendizaje de sus alumnos.

El 6 de julio celebramos el día de la maestra y el maestro, en conmemoración a la primera escuela fundada en la República, pero no fue la primera en el territorio. En la colonia, la educación se usó como instrumento de desmantelamiento de la ciencia y la cultura del imperio incaico y asimilación de los jóvenes nobles al pensamiento y cultura occidental. De eso han pasado más de 500 años y no fue suficiente para erradicar las culturas y las lenguas de los pueblos, estas resisten en constante renovación. Paradójicamente, la educación de hoy para los niños, niñas y jóvenes indígenas pretende lo contrario a los colonizadores: recuperar los conocimientos, las lenguas y culturas como fuentes pedagógicas, gracias a la labor de maestras y maestros que tuvieron que desaprender de su formación inicial para aprender otras formas de educar.

Casi medio millón de maestros y maestras en cerca de 100 000 instituciones educativas tienen mucho para enorgullecerse, aunque la carrera no sea valorada como se debe y se invierta poco en la educación.
Casi medio millón de maestros y maestras en cerca de 100 000 instituciones educativas tienen mucho para enorgullecerse, aunque la carrera no sea valorada como se debe y se invierta poco en la educación. | Fuente: freeimages

Casi medio millón de maestros y maestras en cerca de 100 000 instituciones educativas tienen mucho para enorgullecerse, aunque la carrera no sea valorada como se debe y se invierta poco en la educación, hay una labor de todos los días para llevar a los estudiantes de la mano de un descubrimiento a otro, de un aprendizaje a otro, de un libro a otro, de una creación a otra, y esa labor de filigrana solo puede hacerse con amor. Cada maestra o maestro aspira ser memorable, como aquel o aquella que quedó en nuestro recuerdo, no por agredirnos e insultarnos (que aun sucede todos los días), sino por marcarnos con una lección inolvidable. Es con las y los estudiantes que todo tiene sentido para el docente, porque son los mejores aliados en la tarea educativa, como nos lo recordó la maestra colombiana Claudia Rodríguez en una clase.

Mucho ayudaría que la carrera de Educación sea mejor valorada en la sociedad, que solo accedan los primeros puestos y que los exámenes de ingreso exijan puntajes altos, a la par, que los sueldos sean atractivos y que las condiciones de trabajo sean adecuadas y ofrezcan actualización permanente. Ojalá nuestras autoridades no esperen evaluaciones altas de los docentes para que esto suceda, el giro debe darse ahora desde la formación de inicio y desde una intensa campaña social que reivindique a los docentes, a los buenos, a los que saben el nombre y la historia de cada uno de sus estudiantes, a los memorables, a los que se preparan en solitario para su clase, a los que tratan a sus estudiantes con cariño y respeto.

A las maestras y maestros del Perú, a los que salvaguardan la ilusión de educar, los que gozan de los aprendizajes de sus niños, niñas y jóvenes, los que se esfuerzan cada día por ser mejores, los que miran a sus niños con amor, los que se la ingenian en la carencia y enfrentan las más duras condiciones en las escuelas distantes, a los que estiran sus injustos salarios para criar a sus propios hijos y siguen sonriendo, ¡Feliz día maestras y maestros!

NOTA: “Ni el Grupo RPP, ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma.

Docente de la Escuela de Educación de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Se desempeñó como coordinadora de la carrera de Educación Intercultural Bilingüe de la misma universidad. Educadora por la PUCP y USIL, con maestría en política social con mención en promoción de la infancia por la UNMSM, y doctoranda en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud por CINDE y la Universidad de Manizales - Colombia. Ha laborado como asesora de programas y proyectos en infancia para Plan Internacional, SaveTheChildren y Aldeas Infantiles.

Tags

Otros columnistas

Ver más

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Últimas noticias

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA