El lema "Firme y feliz por la unión" nace tras la proclamación de independencia del general San Martín en 1821 y la batalla de Ayacucho en 1824. | Fuente: RPP

El humo de los cañones y fusiles aún no había terminado de desvanecerse a inicios de 1825; sin embargo, la naciente República del Perú ya buscaba símbolos para reemplazar el discurso colonial y afianzar la emancipación. Así, un prócer de la independencia, llamado José Gregorio Paredes, diseñaría una moneda con el lema: “Firme y feliz por la unión”.

Pero para entender el origen de este lema es necesario comprender el contexto peruano y la importancia de la moneda. En cuatro años, desde la proclamación de la independencia en 1821, el Perú en guerra con los españoles ya había experimentado el protectorado del general José de San Martín, una Suprema Junta Gubernativa con José de la Mar a la cabeza, un gobierno de José de la Riva Agüero y otro de José Bernardo de Tagle.

Si bien ya se había consolidado la independencia con la victoria del ejército patriota en la Batalla de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824, fuerzas españolas a cargo del brigadier José Ramón Rodil aun ocupaban la Fortaleza del Real Felipe en el Callao y se negaban a aceptar la derrota. Mientras en el Alto Perú la guerra continuaba por la emancipación de la futura Bolivia.

Temiendo la anarquía, en febrero de 1825 el Congreso Constituyente volvía a sesionar, luego de un año de receso, y aprobaba la prolongación del gobierno del general Simón Bolívar por 12 meses más en nuestro país.

Monedas e identidad nacional

Claudia Rosas Lauro, doctora en Historia por la Universidad de Florencia y docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú, señala a RPP Noticias que a pesar de esta situación tan convulsa la vida política continuó con la creación de leyes propias y, en lo económico, una nueva moneda.

“Hay que acuñar la moneda, pero no puede estar con el rostro del rey, sino una moneda que manifieste los nuevos valores y principios de la República”, indica la historiadora, y agrega que “todo sistema necesita para afianzarse y legitimarse no solo un lenguaje oral, sino visual”.

Previamente, San Martín había puesto en circulación la primera moneda peruana en 1822 acuñada en cobre, con el nombre “Provisional”. Incluso aparecerían los primeros billetes. Ese mismo año se creó otra moneda llamada “Perú Libre”, en plata y luego en cobre. Esta incluía el primer escudo nacional. Posteriormente en 1823 surgiría otra de cobre, apodada “Sol sobre la cordillera”. Según refiere el historiador Jesús Cosamalón Aguilar en el libro Historia de la Moneda en el Perú, estos circulantes tendrían corta vida porque eran años de guerra y la Casa de Moneda de Lima cambiaba de bando en bando.

“La moneda fue no solo el reflejo de las tensiones y vaivenes de la guerra; también contribuyó a generar una conciencia nacional que pasó por la materialidad de la moneda. La relación entre la identidad nacional y el diseño de las monedas no solo continuó, sino que se intensificó con el paso del tiempo”, anota Cosamalón Aguilar.

Moneda acuñada en 1825 con el lema Firme y feliz por la unión | Fuente: Colnect.com

 “… se pondrá el mote Firme y feliz por la unión”

El Perú de aquel entonces vio la necesidad urgente de crear una nueva moneda para reactivar la economía y difundir los símbolos definitivos del país. Así en 1825 el reinstalado Congreso Constituyente aprobó el 25 de febrero las características para una moneda nacional de oro y de plata, con ligeras diferencias en el anverso, pero coincidiendo en el lema “Firme y feliz por la unión”.

En el reverso se representará a una doncella de pie, con una asta en la mano derecha que sostenga el gorro de la libertad, y en la izquierda un broquel apoyado sobre el terreno, que lleve la palabra Libertad; en la circunferencia se pondrá el mote Firme y feliz por la unión”, indica la resolución legislativa que se oficializó con el decreto del Consejo de Gobierno del 28 de mayo. Aquí por primera vez aparece la palabra “República Peruana”. (Esto se puede apreciar en Colección de leyes, decretos y órdenes publicadas en el Perú desde su independencia en el año 1821 hasta 31 de diciembre de 1830 Tomo 2)

Pedro de la Puente Jerí, presidente de la Sociedad Numismática del Perú dice a RPP Noticias que aquel año, a pesar de la norma, los únicos valores acuñados en plata por la Casa de Moneda de Lima fueron de 8 y 2 reales. Esto se explica por la falta de metal para producir la moneda debido a la guerra independentista. Recién en 1826 aparecerá la de oro, con valor en Escudo, e incluso en esa época la Casa de Moneda de Cusco también acuñará el citado lema.

Jorge Basadre Grohmann en el libro Historia de la República del Perú (1822-1933), indica que el médico, matemático y cosmógrafo peruano José Gregorio Paredes, diputado por Lima para el Congreso Constituyente de 1823 y luego presidente del parlamento en 1825 fue el creador del lema “Firme y feliz por la unión” y de la moneda que contenía esta frase. El reconocido historiador destaca que este prócer de la Independencia también fue uno de los creadores del Escudo Nacional que aprueba el libertador Simón Bolívar el 24 de febrero de 1825.

Según Basadre, José Gregorio Paredes será el creador del lema "Firme y feliz por la unión" y del segundo Escudo Nacional. | Fuente: Museo del Congreso y de la Inquisición

¿Cuándo dejó de aparecer el lema en las monedas?

De la Puente Jerí afirma que desde 1825 en adelante “el lema ’Firme y feliz por la unión’ se repite en todas las monedas peruanas con algunas interrupciones". Esto pasó por ejemplo durante la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839) o de 1880 a 1882 cuando las monedas dicen "Prosperidad y poder por la justicia", en medio de la Guerra con Chile.

Sin embargo, el especialista sostiene que las monedas de plata llevarán en el reverso este lema histórico solo hasta 1935. Y en el caso de la moneda de oro el "Firme y feliz por la unión" estará presente solo hasta 1863 porque el circulante se deja de acuñar en ese metal. Y aunque 1898 se crea la Libra, otra moneda de oro, está reemplazará la frase creada por José Gregorio Paredes con "Verdad y Justicia".

Pero ¿cuál es la razón para que la República del Perú dejara de utilizar el "Firme y feliz por la unión" en nuevas monedas? De la Puente Jerí plantea que quizá a lo largo de los años la palabra firme se asoció al oro y plata, pero al circular el dinero fiduciario ya no había razón para seguir acuñándola.

"Nunca las monedas de metales sencillos tuvieron el lema 'Firme y feliz por la unión'", revela el especialista.

El portal colnect.com precisa las características de la moneda creada por Gregorio Paredes en 1825. | Fuente: colnect.com

¿Origen en la masonería?

De la Puente Jerí considera que el origen del lema Firme y feliz por la unión tendría alguna relación con logias masónicas de aquel entonces. Antes de 1825 ya existían las logias llamadas Paz y Perfecta Unión N° 1 o Virtud y Unión N°3.

Al respecto, la historiadora Rosas Lauro confirma que los libertadores estaban ligados a estos grupos y que los patriotas utilizaban símbolos masónicos. La masonería tuvo un rol muy importante en las revoluciones de fines del siglo XVIII y primeras décadas del siglo XIX y en la independencia americana está presente”, remarca.

El Gran Maestro de Masones, Mario Infante Sáenz, también asegura a RPP Noticias que los grandes libertadores eran masones. Asimismo, el instituto de estudios históricos de la Gran Logia del Perú guarda una investigación donde se indica que José Gregorio Paredes formó parte de logias patriotas, pero sin precisar cuál.

Para el comunicador Juan Carlos Talavera, investigador del tema masónico e integrante de esta organización, este tipo de datos se transmite por tradición. Aclara además que en la época de la guerra patriota existían organizaciones masónicas y paramasónicas en el Perú.

Un lema que no es oficial

El lema “Firme y feliz por la unión” ha sido incluido en discursos presidenciales como el de Valentín Paniagua (2000) o de Pedro Pablo Kuczynski (2016). Países vecinos tienen lemas en sus símbolos patrios, un ejemplo de ello es Chile con “Por la razón o la fuerza” o Brasil con “Orden y progreso”, pero ¿por qué esta frase acuñada en la fundación de la República no es un lema oficial del Estado?

El legislador Juan Sheput, presidente de la Comisión Especial Multipartidaria Conmemorativa del Bicentenario de la Independencia del Perú del Congreso de la República, señala a RPP Noticias que no existe consenso para señalar que el “Firme y feliz por la unión” sea un lema que representa al Perú, ya que nació como un impulso numismático y sus orígenes no están claros. Pero resalta que el lema “muy bello” se ha interiorizado en los peruanos. “Es la fuerza de la costumbre más que un marco legal”, dice.

El Congreso de la República creó en el 2016 la Comisión Especial Multipartidaria Conmemorativa del Bicentenario de la Independencia del Perú para afianzar la democracia y fortalecer los ideales de la construcción de la República del Perú en el contexto de los 200 años de la emancipación. | Fuente: Andina

Para el parlamentario lograr que el “Firme y feliz por la unión” sea un lema oficial del Estado le corresponde al Poder Ejecutivo, específicamente a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Sin embargo, reconoce que puede partir como una iniciativa legislativa.

“Lo vamos a someter a nuestro Consejo Consultivo. Podríamos darle forma a una fórmula legal de tal manera que a dos años del Bicentenario podamos tener algo que realmente nos una”, dice Juan Sheput.

El Ejecutivo creó el 2018 el Proyecto Especial Bicentenario de la Independencia del Perú, a cargo de la PCM con el objeto de formular la Agenda de Conmemoración de los 200 años de la Independencia del Perú. | Fuente: Andina

De otro lado, al área de prensa del Proyecto Especial Bicentenario de la Independencia del Perú, a cargo de la PCM, precisó a RPP Noticias que no hay un trabajo concreto para oficializar el lema “Firme y feliz por la unión”, ya que no está contemplado en sus funciones. Aunque sostuvo que este tema correspondería al despacho del Poder Ejecutivo.  Explicó que actualmente el Proyecto trabaja a partir de un concepto de un país que imaginamos. Esto a partir de tres acciones concretas: Imaginar, hacer y celebrar. Toda la producción bibliográfica, exposiciones o actividades culturales que se implementen girarán en torno a esto.

A casi 200 años de celebrar la independencia del Perú el futuro del lema histórico no está claro. Pero quizás es bueno recordar las palabras del historiador Jorge Basadre, quien en su ensayo La promesa de la vida peruana (1944), destacó que el lema acuñado en 1825 surgió como “un anhelo de concierto y comunidad” cuando los próceres de la emancipación buscaban un porvenir de unidad en nuestro país.

¿Qué opinas?