El S10 y el Note 10 levantaron el estándar de este año | Fuente: RPP

Samsung no descansa, y las evidencias de un S11 ya comienzan a aparecer, tras un año en el que ambos equipos de gama alta – tanto el S10 como el Note 10 - han satisfecho a la crítica y levantado el estándar en la categoría smartphones. La empresa surcoreana ya comienza a graduar el futuro, y el siguiente equipo añadirá condiciones de peso para beneficio de los usuarios.

A través de la beta de OneUI 2, software de personalización de la compañía, se filtraron detalles de algunos componentes a añadir en el Galaxy S11 y lo que esperamos de este equipo. Esta versión está disponible para prueba en equipos selectos, e incluye la capa de Samsung bajo Android 10. Eso sí, los gestos de Samsung han cambiado para adaptarse a las líneas de Google.

Los bordes del S10 retrocederían un poco más en esta nueva versión | Fuente: Phone Arena

Para empezar, hay rumores de un Exynos 9830, una posible adaptación del 980 que Samsung presentó en Berlín durante el IFA y que apunta a la conectividad 5G. Este procesador amplía la compatibilidad de hardware: soporte para pantallas de mayor resolución - 3360 x 1440 pixeles en pantalla -, compatibilidad con HDR10+, grabación de video en 4K a 60 cuadros por segundo y un integrado NPU para tareas asociadas a la inteligencia artificial.

Sin embargo, esta variante solo se presentará en mercados selectos, pues habrá otra versión con Snapdragon 865, un chipset que será anunciado en diciembre durante el acostumbrado Summit de Qualcomm.

Por otro lado, la capacidad de la RAM y la velocidad del almacenamiento se emparejan con la potencia del SoC. Samsung incluirá en este equipo una unidad UFS 3.0 para mejorar la velocidad de lectura y escritura, algo que tendría que ir de la mano con el desempeño integral del equipo. Además, la RAM apunta a la esperada LPDDR5, un integrado que mejora el consumo energético y añade mayor frecuencia a los procesos.

Este nuevo Galaxy S11 llevaría Infinity O | Fuente: Phone Arena

Respecto al diseño, una reciente filtración ha señalado que Samsung ha concluido con esta etapa. Se mencionan tres posibles versiones – en la línea de la edición 2019, aunque la 5G llegó a mercados selectos, contaríamos con un S11e, un S11 a secas y un S11+ – y el acabado mantendría la combinación entre metal y cristal, empujando los bordes hasta las condiciones mínimas. Aún no sabemos si los coreanos van a virtualizar los botones sobre pantalla, una solución mostrada en el Mate 30 Pro de Huawei.

Posiblemente la solución escogida por Samsung para la cámara delantera sea el “Infinity O”, una variante implementada en el Note 10 y en la primera gama de smartphones de los coreanos anunciada en el SDC18.

Para las cámaras, Samsung no se ahorra sorpresas. Este S11 apostaría por un sensor principal de 16 MP, una secundaria con 5X de aumento y un lente gran angular. Fuera de este arreglo horizontal, esta nueva versión traería dos sensores de profundidad bajo el nombre “DepthVision”.

Diseño trasero del posible S11 con espectómetro | Fuente: Phone Arena

Como detalle adicional, Samsung optaría por un espectómetro. Este nuevo integrado usa luz infrarroja para analizar la composición química de un elemento. La utilidad de este integrado podría apuntar al apartado de salud.

No hay fecha definitiva para la presentación del equipo, pero Samsung suele intercalar el evento de la línea S entre Nueva York y Barcelona. El S8 y el S10 se presentaron en Norteamérica, mientras que el S9 fue presentado un día antes de la apertura del MWC 2018. Los problemas de Huawei en la división móvil podrían motivar el retorno de Samsung a este espacio.

¿Qué opinas?