Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Las cosas como son
La entrada en política de Carlos Añaños
EP 438 • 02:25
Entrevistas ADN
Presidenta decidió llevar una delegación poco numerosa a China, dice ministra
EP 1692 • 12:35
Informes RPP
Sunass advierte aumento en la tarifa de agua, ¿de qué se trata?
EP 1154 • 03:41

La sostenibilidad como camino para solucionar el déficit hídrico que existe en el país

Ante las amenazas de déficit hídrico, es clave implementar políticas públicas para cubrir las necesidades de consumo.
Ante las amenazas de déficit hídrico, es clave implementar políticas públicas para cubrir las necesidades de consumo. | Fuente: Copyright (c) 2018 LittlePerfectStock/Shutterstock. No use without permission.

Según la Autoridad Nacional del Agua (ANA) actualmente 30 empresas han conseguido el “certificado azul” que reconoce el uso eficiente del agua y la generación de valor compartido.

Más de 3 millones de peruanos no tienen acceso a agua potable, lo que equivale al 10% de la población, según la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass). Esta cifra podría aumentar con la presencia del Fenómeno El Niño, advirtió también el Fondo de Agua para Lima y Callao (Aquafondo). 

En ese contexto, las autoridades recomiendan que no se debe exceder de los 100 litros de consumo de agua por persona al día, pero distritos como San Isidro (280L), Miraflores (238L) y La Molina (210L) consumen más del doble de lo indicado, según cifras de Sedapal.  

“Como país, estamos enfrentando ciertas amenazas en relación al déficit hídrico. Una de las causas es el crecimiento poblacional; se estima que al 2050 va a haber un incremento de la población del 20% y 30%, lo que también hace que aumente la demanda de agua”, sostiene la ingeniera Tania Laguna, especialista de la Dirección de Administración de Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

Por ello se hace necesario acelerar las políticas públicas para cubrir estas necesidades, tanto para consumo humano como para industrias como la agricultura, menciona la experta.

Concientización por el cuidado del agua

Uno de los retos que la ANA ha identificado es trabajar en promover la cultura eficiente del agua. Crear concientización en la población para tener un aprovechamiento sostenible y eficiente de los recursos hídricos es necesario, pero también generar una distribución equitativa del agua tanto para las personas como para las organizaciones, añade Laguna.

“Lo que hemos observado es que sí hay aspectos que se quieren promover para conservar mejor el agua y tomar conciencia sobre lo importante que es este recurso. Las empresas o instituciones pueden tener acciones que no necesariamente son visibilizadas, si no son unidos es difícil producir grandes cambios”, explica.  

Uno de los conceptos que se trabajan es la huella hídrica, que consiste en revisar la cantidad de agua que se utilizan en actividades diarias como tomar una taza de café o utilizar la ropa. “Todo lo que tenemos a nuestro alrededor ha utilizado agua. Eso nos debe hacer tomar conciencia de cuan grande es este recurso, no solo para el consumo humano, sino para todo producto, para el ecosistema y la supervivencia propia del ser humano”, agrega la experta.  

Certificado azul para las empresas y entidades públicas

Desde la ANA se implementó, en el año 2015, el certificado azul. En este reconocimiento pueden participar todas las entidades públicas y privadas que demuestren las buenas prácticas de un uso eficiente del agua y la generación de valor compartido.

La ingeniera Laguna explica cómo funciona: Primero la entidad u organización debe medir su huella hídrica y determinar, dentro de su proceso productivo, cuánta agua consume. No solo se trata de medir el agua directa sino también el agua indirecta como el uso del papel, la energía, el consumo de combustible, entre otros. 

“Una vez que se identifica el consumo de agua en la cadena de producción, podemos evaluar donde generar ahorro y optimizar alguna tecnología para reducir el consumo de agua. Ese es uno de los requisitos”, sostiene.

De esa manera, añade que la entidad o empresa también debe evidenciar un trabajo de valor compartido, es decir beneficiar a la población o comunidad del entorno de la institución. “Actualmente tenemos 57 empresas que se han inscrito en el programa de huella hídrica, lo que les permite acceder al certificado azul. De ellas, 30 empresas ya lo obtuvieron”, menciona Laguna.

Te recomendamos

Tags

Lo último en Valor Compartido

Lo más leído

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Contenido promocionado

Taboola