Daniel Salaverry: De ferviente vocero a renunciante de Fuerza Popular con un pedido de censura

Fuerza Popular presentó una moción de censura en contra del titular del Parlamento. ¿Cómo pasó de ser el defensor del partido a ser visto como enemigo? Este es un recuento de los roces entre Salaverry y su bancada desde que se convirtió en congresista con el fujimorismo hasta su renuncia.

Días difíciles deberá atravesar el titular del Congreso luego de la moción de censura que presentó Fuerza Popular en su contra. | Fuente: Congreso

Poco más de dos meses pasaron desde que Daniel Salaverry presentó su licencia temporal a la bancada de Fuerza Popular hasta su renuncia, anunciada este martes. Sin embargo, en este corto periodo han ocurrido más incidencias que en los dos años que tiene como congresista, incluyendo un pedido de censura en su contra.

Esto lleva a cuestionarse: ¿Quién es Daniel Salaverry y cómo pasó de ser un defensor a capa y espada del fujimorismo a un titular del Parlamento cuyo partido buscar vacar?

Para entender esto, es necesario remontarnos a los orígenes. Antes de ser fujimorista, Salaverry fue miembro del APRA; no solo de militancia sino de formación: es hijo y nieto de apristas. Es más, fue elegido regidor de Trujillo en 2006 por ese partido.

Diez años más tarde, fue elegido congresista por la región La Libertad por la agrupación naranja, tras ser invitado por el ex secretario general Joaquín Ramírez, a quien lo unía una antigua amistad.

Luego de ello, Salaverry escaló a posiciones cada vez más altas: fue nombrado vocero y después, en julio del año pasado, se sentó en el sillón de la presidencia parlamentaria. En todo ese tiempo, se había mostrado como un ferviente defensor del fujimorismo, o más bien del keikismo. Como vocero, era de los primeros en dar la cara por su lideresa y en enfrentarse al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, incluyendo al propio exmandatario.

El alejamiento

Cuando fue nombrado presidente del Congreso, meses después de que el gobierno de Kuczynski cayera y diferentes voces pidieran una oposición menos confrontadora, Salaverry decidió moderar su actitud y sus decisiones al frente del Parlamento.

Todo se desarrolló en relativa calma hasta que el 20 de octubre, cuando salieron a la luz las conversaciones del chat ‘La Botica’, en las que miembros de Fuerza Popular coordinaban respaldar al entonces cuestionado fiscal de la Nación Pedro Chávarry.

Durante los siguientes días corrieron los rumores sobre la renuncia de varios legisladores fujimoristas, entre ellos Salaverry, aparentemente debido al descontento por estos chats.

Finalmente, el 22 de octubre presentó su licencia temporal como miembro del partido. El motivo: “Mantener la imparcialidad que ha primado en cada una de mis decisiones como presidente del Congreso".

Daniel Salaverry da una conferencia de prensa como vocero de Fuerza Popular. | Fuente: Andina

De los enfrentamientos al pedido de censura

Luego de ello, Salaverry sostuvo fuertes cruces de palabras con miembros del fujimorismo que llegaron hasta la sede del Congreso, donde discutió a voz en cuello con Rosa Bartra, Luz Salgado, Alejandra Aramayo, Cecilia Chacón, entre otros.

La incomodidad fue en aumento luego de que el presidente de la Mesa Directiva autorizara el registro de nuevas bancadas parlamentarias, obteniendo el aplauso de los no agrupados que, en total, sumaban 22.

Las críticas de Fuerza Popular no se hicieron esperar y lo acusaron desde mostrar un proceder “unilateral” y una falta de “transparencia” hasta “tratar al Congreso como una chacra” y actuar “de forma dictatorial”.

Sin embargo, la última sesión del Pleno del Congreso fue la gota que rebalsó el vaso. Gran revuelo causó la imputación que hizo el congresista Alberto De Belaunde a Fuerza Popular de tener "un pacto de impunidad" con Pedro Chávarry. Tras airadas protestas por parte de los fujimoristas, estos abandonaron el hemiciclo responsabilizando luego a Salaverry de permitir los agravios.

Este lunes la bancada de Fuerza Popular presentó una moción de censura en contra del titular del Parlamento, marcando con fuego el apartamiento. Ante ello, anunció su renuncia. ¿Qué le espera en los próximos días al presidente del Congreso?

¿Qué opinas?