| Fuente: Presidencia

A un año de dejar Palacio de Gobierno tras su forzada renuncia a la presidencia de la República, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) se encuentra privado de su libertad. Desde el miércoles, cumple una orden judicial de 10 días de detención preliminar por su presunta participación en actos de corrupción, como parte de las investigaciones en su contra por el caso Odebrecht.

"Es un momento muy duro para mí, pero lo afrontaré con la entereza de quien solo tuvo el anhelo de tener un mejor país", escribió Kuczynski en su cuenta en Twitter, momentos después de su detención. A sus 80 años, el exmandatario, que pensaba cerrar su carrera política como la máxima autoridad del Estado en el 2021, enfrenta su momento más complicado. 

Desde el comienzo, el gobierno de PPK fue accidentado. Enfrentó a un Congreso beligerante dominado por Fuerza Popular, a cuya lideresa, Keiko Fujimori, le había ganado las elecciones de 2016 con muy poco margen. En esa pugna, la abrumadora mayoría fujimorista censuró un ministro (Jaime Saavedra) y obligó la salida de otros tres (Alfredo Thorne, Martín Vizcarra y Fernando Zavala junto a su gabinete). Sumado a eso, el destape del caso Odebrecht a finales de 2016, lo empezó a cercar hasta su renuncia en marzo de 2018.

El fantasma de Odebrecht

La primera vez que se vinculó a Pedro Pablo Kuczynski con Odebrecht fue en marzo de 2017. La Procuraduría solicitó una investigación preliminar por su relación con Latin America Enterprise Fund Managers, una empresa bajo sospecha por supuestos depósitos de la constructora brasileña. El caso fue descartado por la Fiscalía por falta de pruebas.

Luego, en junio de ese mismo año, el diario La República reveló que el ex CEO de la empresa brasileña, Marcelo Odebrecht, dijo que en la campaña presidencial de 2011 apoyó a los principales candidatos peruanos. En agosto, en una entrevista en RPP Noticias, PPK afirmó que en esa elección él no estaba entre los favoritos. "¿Para qué Odebrecht iba a darme plata en 2011 si yo iba a perder?", zanjó. 

Su situación empezó a complicarse el 14 noviembre. Según un informe de IDL Reporteros, Marcelo Odebrecht dijo a fiscales peruanos que, en 2006, al final del gobierno de Alejandro Toledo, contrató a PPK como consultor. El portal Convoca reveló además que Pedro Pablo Kuczynski fue contratado ese mismo año por Odebrecht para dar "por lo menos" una conferencia para la compañía en Lima. Esta fue la primera vez en el que PPK se dirigió al país en un Mensaje a la Nación para negar vínculos con la empresa brasileña. 

Westfield Capital, First Capital y Gerardo Sepúlveda

El miércoles 13 de diciembre se filtró a la prensa un informe de Odebrecht a la comisión Lava Jato del Congreso, en el que la compañía afirmaba que pagó US$ 782 mil a Westfield Capital, empresa unipersonal del presidente, por consultorías vinculadas a los proyectos Olmos e IIRSA Norte (tramos 2 y 3 de la carretera interoceánica), entre 2004 y 2007. En estos años, Kuczynski fue ministro de Economía (2004-05) y presidente del Consejo de Ministros (2005-06).

Bancadas de oposición empezaron a pedir la renuncia de PPK por "incapacidad moral y ética" y ante su eventual negativa ventilaban la posibilidad de una moción de vacancia. 

Kuczynski se defendió en un Mensaje a la Nación y luego en una entrevista con periodistas en Palacio de Gobierno difundida en varios medios de comunicación. Aseguró que cuando Alejandro Toledo lo convocó al Gobierno, renunció a la administración de Westfield Capital y entregó su gestión al chileno Gerardo Sepúlveda. Según indicó, le pidió a su socio que administrara la empresa sin decirle nada, ni explicarle con quien contrataba. Por esa razón, aseguró que no supo del contrato de Odebrecht con Westfield hasta que salió la denuncia de la Comisión Lava Jato.

PPK también negó tener alguna relación con First Capital Partners (FCP), la empresa de Sepúlveda que también contrató con Odebrecht. Sin embargo, días antes había reconocido en una entrevista en Enfoque de los Sábados de RPP que en 2013 lo contrataron para asesorar al proyecto de irrigación H2Olmos, operada por Odebrecht, un servicio que fue brindado por FCP.

El Equipo Especial Lava Jato, dirigido por el fiscal Rafael Vela, ya había iniciado en en octubre de 2017, una investigación preliminar contra PPK tras conocerse los vínculos de Westfield Capital y First Capital con Odebrecht. 

Gerardo Sepúlveda en el palco de honor del Congreso, detrás de la esposa y las hijas de Pedro Pablo Kuczynski, el día que el economista asumió la presidencia del Perú. | Fuente: Presidencia

De la vacancia a la renuncia

El 15 diciembre de 2017, el Congreso aprobó debatir un pedido de destitución contra PPK por "incapacidad moral permanente" por haber negado sus vínculos con Odebrecht. El mandatario salvó el cargó el 21 de ese mes, ya que la oposición no obtuvo los 87 votos necesarios en el Pleno para vacarlo. La abstención de Kenji Fujimori y otros nueve congresistas fujimoristas distanciados de la bancada de Fuerza Popular, fueron determinantes para la permanencia de Kuczynski. Tres días después, el día de Nochebuena, PPK anunció el indulto humanitario de Alberto Fujimori, gesto que fue interpretado como un acuerdo entre el mandatario y los fujimoristas disidentes que lo salvaron de la vacancia.

El indulto fue rechazado por algunos congresistas oficialistas, funcionarios y ministros que renunciaron a sus cargos, lo que le resto respaldo político en los siguientes meses. La gracia presidencial fue anulada en octubre del año siguiente por el Poder Judicial. 

Casi tres meses después, el 9 de marzo, varias bancadas presentaron una nueva moción de vacancia contra Kuczynski, a partir de nuevas revelaciones sobre las empresas Westfield Capital y First Capital. Además, a finales de febrero de 2018, Jorge Barata aseguró a fiscales peruanos que Odebrecht aportó 300 mil dólares a la campaña electoral de PPK en el 2011, a través de entregas de dinero a Susana de la Puente, entonces embajadora de Perú en Reino Unido.

El debate de la moción ya no fue necesario. PPK renunció a la presencia el 21 de marzo, en medio de un escándalo por la presunta compra de votos de parlamentarios de parte del Ejecutivo para evitar una nueva vacancia. Un día antes, Fuerza Popular había difundido audios y videos que involucraban en el caso a un ministro de PPK, su abogado y a congresistas disidentes del fujimorismo, entre ellos Kenji Fujimori. Por este material, congresistas oficialistas y aliados del gobierno también pidieron la dimisión de Kuczynski, aceptada por el Congreso el 23 de marzo. Su mandato duró un año, siete meses y 21 días.

Investigación y detención preliminar

Tres días después, Kuczynski enfrentó las primeras acciones de la justicia sin la investidura presidencial. El 24 de marzo, el Poder Judicial autorizó el allanamiento de sus viviendas de San Isidro y Cieneguilla. Ese mismo día, un juzgado dictó 18 meses de impedimento de salida del país en su contra a pedido del Equipo Especial del caso Lava Jato. La orden dio luz verde a la Fiscalía para incautar "documentos, bienes, objetos de interés para la investigación". 

En los siguientes meses la comisión Lava Jato continuó investigando a Kuczynski y en su informe aprobado por el Pleno del Congreso el 9 de noviembre, le encontró responsabilidad en irregularidades y presuntos delitos en el caso del proyecto de irrigación Olmos.

El último 18 de enero, PPK declaró ante el fiscal José Domingo Pérez por los pagos que habría efectuado Odebrecht a la consultora Westfield Capital. A su salida de la fiscalía, Kuczynski negó otra vez haber contratado Odebrecht y aseguró que continuará colaborando con las investigaciones. "Voy a contestar todas las preguntas, estoy absolutamente convencido de mi honestidad y contestaré las preguntas hasta que esto termine", dijo.

 

Pedro Pablo Kuczynski rodeado de agentes de la Policía el 24 de marzo de 2018, durante el allanamiento de su vivienda en San Isidro. | Fuente: Andina

El miércoles 10 de abril, Pedro Pablo Kuczynski fue detenido junto a su exsecretaria Gloria Jesús Kisic Wagner y su chófer, José Luis Bernaolda Ñufflo, por su presunta vinculación con el delito de lavado de activos en los casos de la Carretera Interoceánica Sur - Tramos 2 y 3 y del proyecto de irrigación Olmos. 

Según la resolución del juez Jorge Luis Chávez, titular del tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria PPK habría recibido pagos por más de un millón de dólares de la constructora brasileña Odebrecht por asesorías simuladas. Según, la tesis fiscal de José Domingo Pérez, los depósitos se hicieron a través de su empresa Westfield Capital. El dinero, supuestamente fue entregado tras un contrato firmado en 2005, cuando Kuczynski era ministro de Alejandro Toledo. 

"En su condición de funcionario público otorgó normas adecuadas en la materialización de acuerdos corruptos con el fin de que se le otorgue la buena pro a la concesionaria IIRSA sur en los tramos 2 y 3, y el Trasvase Olmos con el propósito de que su empresa Westfield Capital sea contratada en la estructuración financiera que debían cumplir las concesionarias como una exigencia en las bases", dice la resolución.

Este viernes, Kuczynski declarará ante los fiscales del Equipo Especial Lava Jato en la sede de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac), ubicado en las instalaciones de la Prefectura de Lima, donde cumple su arresto preliminar. Su abogado, César Nakazaki, afirma que la orden de detención es ilegal, porque la ley prohíbe que "un hombre de 80 años esté detenido". 

Las imágenes de Kuczynski durante su arrestó el último miércoles dieron la vuelta al mundo. | Fuente: AFP | Fotógrafo: LUKA GONZALES
¿Qué opinas?