Los 19 del 2019: Los momentos tecnológicos que marcaron este año

Teléfonos plegables, incursiones suicidas en instalaciones militares, aviones privados de volar, algoritmos que desnudan personas o que propician la presencia de depredadores sexuales en redes, filtraciones y todo un repositorio de momentos que marcaron un 2019 lleno de riesgos y emociones en el mundo digital. Tras los 2,65 billones de GBs que subimos este año a la red, estos son los hechos más resaltantes en tecnología durante 2019:

El despliegue del 5G en el mundo. La nueva red de telecomunicaciones ya se está implementando de manera masiva en el mundo, y en el Perú ya contamos con las primeras mediciones. Esta nueva red nos permitirá no solo más velocidad, sino una mayor integración de los equipos diseñados para IoT – el Internet de las cosas -, menos latencia entre conexiones, mayor autonomía y una aplicación más orgánica de procesos computacionales en nube y en cada dispositivo.

| Fuente: RPP

El 8K como estándar de TV. Aun tenemos pantallas a 1080p, pero el mundo ya está pavimentando el camino para la resolución más alta hasta el momento: el 8K. Esta nueva tendencia que duplica la capacidad de los paneles UHD no solo se basa en una mejor imagen, sino que se apoya en la Inteligencia Artificial y los procesos de Machine Learning para optimizar cualquier imagen a una calidad enorme.

| Fuente: RPP

El primer agujero negro que somos capaces de ver. “Tan fuerte que la luz no puede escapar” es la descripción que tuvimos de Powehi, el primer agujero negro que el ser humano puede ver apoyándose en recursos tecnológicos. Un esfuerzo sin precedentes nos permitió conocer detalles increíbles de uno de los sucesos astronómicos más importantes de la historia reciente.

| Fuente: NASA

AlienStock: la toma del Área 51. El momento más “Random” del año fue, sin duda, “La toma del Área 51”, un evento creado en Facebook de manera casual que provocó una tremenda histeria global para ser parte de este evento, en donde millones de personas ingresarían a la fuerza a la base militar estadounidense del desierto de Nevada, famosa por sus historias asociadas a hallazgos extraterrestres. Las ciudades cercanas comenzaron a preocuparse, y hasta la Fuerza Armada amenazó con usar la fuerza contra aquellos que invadieran terreno prohibido. Todo acabó como empezó, con algunos curiosos y una fiesta bautizada como “AlienStock”.

| Fuente: iStock

La muerte de BBM. Muchos productos han “muerto” este año, pero al que más vamos a extrañar es Blackberry Messenger. Este sistema de conversación que inspiró a plataformas como WhatsApp o Telegram fue dado de baja en 2019.

| Fuente: BBM

La extinción del 737 Max de Boeing. Tras las tragedias ocurridas este año con el modelo 737 MAX 8, muchos aviones de Boeing quedaron varados en tierra. Casi todas las aerolíneas del mundo descartaron el uso de este modelo, provocando al cierre del año la salida del CEO y una reestructuración pensando en el futuro de la compañía.

| Fuente: Being

La filtración de datos. Cada año se torna más difícil la lucha entre las empresas de seguridad informática y los delincuentes digitales. Las víctimas somos todos: millones de datos han sido filtrados durante el 2019 desde distintas fuentes: Google, Facebook, Twitter, bancos, hoteles, páginas para adultos. A pesar de eso, la carencia de una cultura preventiva en lo digital agrava los cuadros delictivos para los siguientes diez años.

| Fuente: RPP

Disney Plus al ataque y la caída de HBO por Game of Thrones. El streaming ha sido un campo de batalla aparte en el mundo tecnológico, y ha tenido varios momentos. El primero, sin dudas, ha sido la presencia de Disney Plus en el hábito de consumo de contenido digital. El servicio del segundo ratón más querido del mundo inició operaciones en noviembre y logró 10 millones de suscripciones en un día. La otra cara de esta historia es HBO GO, la plataforma digital de la productora, que colapsó durante cada capítulo de la última temporada de Game of Thrones”, provocando una ira similar a la de los fans con el terrible final de la serie.

| Fuente: Disney

Los esports generaron mucho dinero. Torneos como The International o el de Fortnite lograron capturar el interés de diversas marcas en los deportes electrónicos. Entre ambos torneos, el pozo acumulado sobrepasó los 60 millones de dólares; y esta práctica convirtió a empeñosos video jugadores en estrellas profesionales de los esports. En el Perú, INFAMOUS GAMING ha resonado como marca atractiva para sponsors locales y extranjeros.

| Fuente: AFP

FaceApp y el robo de datos por aplicaciones. La implementación de filtros de realidad aumentada en Instagram, Snapchat y otras apps ha generado una histeria colectiva por generar contenido propio bajo estas perspectivas. FaceApp, una app que hace tiempo merodeaba el Play Store y el App Store sin pena ni gloria, saltó a la fama por un filtro que envejecía a la gente sin mayor dificultad. A raíz de esto, muchas dudas sobre la privacidad de los datos aparecieron sobre la plataforma, al punto que el creador tuvo que salir a defenderse de los ataques. El debate ayudó, por lo menos, a que la gente no regalara sus datos a cualquiera. Bueno, eso quiero creer.

| Fuente: RPP

La crisis en Facebook. Un año más en que Mark Zuckerberg se atornilla a su invento, pese a la insistencia de inversionistas y los sendos errores de privacidad en Facebook y el pésimo manejo en temas sensibles como la pedofilia y el suicidio. La intención de extender su dominio al campo económico con “Libra” y “Calibra” recibió la espalda de jugadores claves en las FinTech, y no han sabido darle un giro positivo a la desconfianza. Más allá de las filtraciones que expusieron millones de datos, o el almacenamiento de contraseñas sin encriptación, hay muchos temas internos que Facebook aun no ha podido resolver, y que apuntan a estallar en poco tiempo.

| Fuente: RPP

El primer teléfono de Huawei sin Google. El tema central del año. Tras el bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos – si quieres entender el conflicto, tienes una amplia nota explicando los detalles -, Huawei emprendió el proceso de emancipación de Android sin Google. Parte de esa lucha significó el lanzamiento del Huawei Mate 30 Pro, el primer equipo de gama alta que demuestra que hay vida después de Google Mobile Services. Huawei ha logrado mantenerse en pie tras lo ocurrido, pero aun no convence a los mercados occidentales con esta versión, y parte de esa migración implica también un nuevo OS: Harmony.

| Fuente: RPP

La “maldición” de los influencers. La pésima asociación de “métrica” con “influencia” ha provocado que los “influencers” con más seguidores dejen de ser interesantes para algunas marcas. Por encima de líos comerciales y legislaciones impuestas por diversos gobiernos, hay personalidades que han perdido la vida por ganar más seguidores en redes sociales.

| Fuente: Instagram

 iOS 13 y Android 10. Google y Apple decidieron optimizar sus sistemas operativos pensando en el usuario, y mejoraron gran parte de las opciones de privacidad. A partir de ahora, cada usuario podrá establecer el nivel de intromisión de una app en su experiencia diaria. Adicional a eso, ambas empresas trajeron el “Modo Oscuro” de manera nativa, mejorando la autonomía de los equipos.

| Fuente: RPP

PewDiePie y T-Series por los 100M. Una de las carreras más alocadas de este año ha sido, sin dudas, la que protagonizaron el canal indio T-Series y el YouTuber “PewDiePie”. Ambos canales estaban enfrascados en una batalla para lograr los cien millones de suscriptores, un número sin precedentes en la plataforma de videos. Al final, T-Series logró llegar primero, pero eso no resta impacto a PewDiePie y la hazaña de ser el primer “Content Creator” individual en llegar a ese registro.

| Fuente: YouTube

Los teléfonos plegables. Ha sido el año en donde hemos visto varios intentos por ser la “siguiente gran cosa” en el mundo de la tecnología, y los teléfonos con pantalla flexible han sido parte central de esa experiencia. Samsung, Huawei, Motorola y Xiaomi han sido algunas de las marcas que han buscado un lugar en este mercado nuevo, en donde el equipo se convierte desde un smartphone tradicional a una Tablet o un periférico de menor tamaño.

| Fuente: RPP

La popularización del “Deep Fake”. La identidad de las personas siempre ha sido alterada, pero esa alteración no solo se vuelve más compleja, sino que acelera su desarrollo. Este año, el término “Deep Fake” ha entrado con fuerza en el vocabulario digital y amenazando la credibilidad de cada formato, incluyendo el video con audio. Hoy podemos crear rostros de la nada, cambiar la cara del actor en una película, falsificar la voz sin mayor problema y hasta darle vida a cuadros. Lamentablemente, también hemos tenido la posibilidad de desnudar a mujeres con una app, y minimizar el impacto de esta actividad que puede traer serios problemas en términos informativos.

| Fuente: RPP

Taxis voladores y los prototipos. Este año, tuvimos la oportunidad de visitar Washington DC y conocer la promesa a futuro de UBER, la marca de movilidad en ciudades. Bajo el concepto “ELEVATE”, vimos los primeros prototipos de una oleada de vehículos que, en teoría, deberán surcar los aires desde 2023. Este futuro está basado en la “tridimensionalidad del transporte”, en donde las ciudades interactúan con diversos elementos de movilidad para un trayecto eficiente y de menor tiempo.

| Fuente: RPP

Redes y estabilidad emocional. Si las redes sociales se han extendido en cantidad de usuarios, las estrategias para la tranquilidad emocional de los usuarios no han ido al mismo ritmo. Por un lado, YouTube tuvo un enorme problema con redes de pedofilia, con códigos que el algoritmo de bloqueo no podía identificar. Además, los contenidos que alientan al suicidio o la emisión de delitos en redes sociales han levantado las alertas y provocado una ola de barridos para eliminar ese contenido o, por lo menos, reducir su presencia. ¿O ya no te acuerdas qué aparecía cuando escribías “NIÑAS” en Facebook?